A finales del 2011 la Comunidad Científica (publicado en Revista Science) consideraba como la noticia científica del año la demostración que los tratamientos antirretrovirales jugaban un papel importante en la prevención del VIH. La causa: las personas que toman el tratamiento difícilmente pueden transmitir el virus. Conseguir universalizar la prueba del VIH y el reparto masivo del tratamiento acabaría con la transmisión.

2012 empezaba con un claro compromiso del nuevo gobierno español con el Plan Nacional contra el Sida, compromiso que queda en agua pasadas las elecciones de Andalucía. La primera medida es reducir a 0 las partidas presupuestarias dedicadas a las políticas autonómicas, la segunda excluir del sistema nacional de salud a los emigrantes indocumentados, una tercera podría ser el copago de los tratamientos.

Las políticas preventivas las realizan distintas ONG con campañas de prevención contra el VIH y distintas ITS (puertas de entrada del virus) y realizando de forma gratuita anónima o confidencial el test del VIH. En la mayoría de comunidades la población prefiere acudir a estas asociaciones en donde sabe no será juzgada, aquí en Catalunya mas de la mitad de las pruebas, y de detección de nuevos positivos, las realizan asociaciones como Barcelona Check Point, Gais Positius o Stop Sida.

¿Si estas ONG dejaran de realizar la prueba la sanidad publica recibiría las visitas de quienes normalmente acuden a estas entidades? Seguramente no, con lo que las personas seropositivas no acudirían asta estar en la fase Sida, con alguna enfermedad oportunista, una carga viral desbocada y unos costos humanos y económicos muy superiores.

Si la sanidad pública cierra las puertas a parte de la población, especialmente a la mas marginada, no sólo llevará consigo un aumento considerable en la transmisión del VIH, también en la coinfección de enfermedades como la tuberculosis con grave peligro para la población en general.

Medidas como estás llevan no sólo a echar por tierra todo el trabajo realizado los últimos años, trae consigo también el aumento del estigma y discriminación contra las personas seropositivas, como ya esta ocurriendo en Grecia.

Si el estigma aumenta la población no se realiza la prueba, si no se realiza la prueba aumenta la transmisión y si esto ocurre los costos sanitarios y humanos pueden volver a ser desorbitados.

Leopold Estapé
Gais Positius

Share This