PDA

Ver la versión completa : Jason Collins, el primer jugador gay de la NBA, relata el calvario que vivió dentro del armario



José Benito
03/09/2018, 00:42
1514



El pivot ha anunciado su retirada a los 34 años."En un momento me hice una pregunta: ¿Qué legado quiero dejar? ¿Qué quiero de la vida?".

Reconoce que siempre inventaba excusas para no salir con los compañeros de equipo y que vivió 33 años siendo una persona que en realidad no era.

"Soy un pívot de 34 años de la NBA. Soy negro. Y soy gay". Así se convirtió Jason Collins en el primer deportista de la historia de la grandes ligas americanas en reconocer abiertamente su homosexualidad estando en activo. Poco más de un año después de este anuncio, el pivot anunció su retirada del baloncesto profesional después de disputar más de 800 partidos en la mejor liga de baloncesto del mundo. En otra emocionante carta, Collins ha relatado cómo fue vivir 33 años siendo una persona que no era. "En un momento me hice una pregunta: ¿Qué legado quiero dejar? ¿Qué quiero de la vida?".

Collins decidió salir del armario en una industria, el deporte profesional, vedado a proclamaciones libertarias de este estilo. En un entorno dominado por machos alfa, dar un paso ya de por sí complejo, se convierte en quimérico. "Me daba miedo que mis amigos y familiares me rechazaran, y temía mucho más que me echaran de la NBA", explica Collins en 'The Players Tribune". El jugador rememora una situación de muchas que tuvo que vivir. "Nunca estás con mujeres, ¿qué pasa, eres gay?", le lanzó un compañero en un trayecto en autobús. Una de las últimas veces antes de salir del armario, casi explota. Para salir de ella contó que hacía poco había estado con una chica.

La vida del atleta profesional de la NBA es un trasiego de viajes y semanas fuera de casa en las interminables giras. Resumido a efectos de relaciones interpersonales, son grupos de hombres millonarios entre los veinte y treinta años con dinero y mujeres a su disposición para vivir cada noche una aventura. "Cuando viajamos a una ciudad, siempre tenía excusas preparadas para no salir. Una visita al casino o a ver a algún amigo de la universidad o un familiar. Algunas veces eran verdad, y otras me quedaba solo viendo la televisión en el hotel", relata Collins.

En una liga constantemente expuesta a los medios, el pivot, que jugó en los Nets, los Grizzlies, los Timberwolves, los Hawks, los Celtics y los Wizards, relata su doble vida, o más bien la producción de un guión para representar a una persona que no era. "Cuando estás en el armario, estás todo el rato diseñando estrategias. Te conviertes en un paranoico que piensa que cualquier palabra o acción va a desmontar todo", dice. "A medida que intentaba que todos alrededor mío estuvieran contentos, yo me iba quedando más solo".

"Siempre tenía que estar alerta. Cuando salía a cenar con compañeros, desarrollé una especial habilidad para apartar la conversación de la vida personal y llevarla al baloncesto. Después de un tiempo, la gente ya te ve como el veterano al que sólo le gusta hablar de baloncesto. Cada vez que cambiaba de equipo, había que reconstruir el perfil". Collins relata que llegaba a borrar el historial de su navegador cuando visitaba páginas para interesarse sobre asuntos de igualdad de la comunidad gay y lesbiana.

Durante el cierre patronal de la NBA, sin balocesto, la situación se hizo insostenible. Sólo podía ser él mismo ante su perro. "Era suficiente. Quería ser libre. Después de 33 años sin contárselo a nadie, salí del armario". Primero fue un amigo en Los Ángeles, luego su tía, la que le reconoció que siempre lo había sabido. Su hermano gemelo Jarron fue de los siguientes. La persona con la que más tiempo había pasado Jason en su vida, se quedó en shock. "Por primera vez, vio al verdadero Jason. Ahora nuestra relación es mejor que nunca".

Cuando dio el siguiente paso y lo hizo público en Sports Illustrated, después de la temporada 2013, Collins recibió muestras de apoyo de diferentes estamentos de la NBA. Hasta el presidente Obama le trasladó su orgullo. Su regreso a la Liga se produjo varios meses entrada la temporada siguiente, cuando los Nets lo reclutaron. Allí empezó la carrera de un hombre que estuvo 33 años sólo preocupado porque nadie supiera quién era, y terminó la del primer deportista en reconocer abiertamente la homosexualidad en Estados Unidos estando en activo. "Esto va a ser muy grande para la sociedad", le dijo Kevin Garnett, uno de los mayores iconos de la NBA moderna.

Finalizada su carrera, Jason Collins deja un consejo para todas las personas que viven en el armario, negando públicamente su condición sexual. "Lo que todo el mundo que está en el armario debería saber es esto: La gente que de verdad te quiere, siempre te va a querer y ayudar. Es un secreto que me hubiera gustado saber hace 33 años".

Fuente: https://www.lainformacion.com/asuntos-sociales/deporte/baloncesto/jason-collins-el-primer-jugador-gay-de-la-nba-relata-el-calvario-que-vivio-dentro-del-armario_oplgigg72ruc6pfrizylm6