PDA

Ver la versión completa : Xunta de Galicia se plantea asumir los costes de proceso transexualizador completo



José Benito
17/05/2006, 14:33
http://www.carlaantonelli.com/noticias.htm#1 (http://www.carlaantonelli.com/noticias.htm#1)

Xunta de Galicia se plantea asumir los costes del proceso transexualizador completo

La Xunta vinculará su decisión a la que tomen otras comunidades en el consejo interterritorial de la sanidad En Galicia viven 588 transexuales y la mayoría todavía no se han operado, aunque siguen tratamientos hormonales sin vigilancia médica. La sanidad pública sólo cubre su terapia psicológica, necesaria para el cambio de nombre.

Silvia R. Pontevedra/La Opinión-. El Servicio Galego de Saúde supedita la inclusión de la cirugía de reasignación de género para los transexuales a la decisión que adopte el Consejo Interterritorial de la Sanidad en la próxima reunión en que trate la materia. Esta operación (o serie de operaciones sucesivas) entrará con toda probabilidad en el orden del día de la próxima junta de los consejeros de salud de las autonomías tras el debate social que ha acelerado la tramitación de la futura ley de identidad de género.

El Consejo Interterritorial de la Sanidad trata, en sus encuentros, sobre las prestaciones del sistema público que deben incluirse de la llamada "cartera general de servicios", es decir, aquellas que por su trascendencia social o su mayor demanda deben ofrecerse en todas las comunidades autónomas. La operación de cambio de sexo se incluyó en una anterior reunión del consejo, pero el punto fue retirado del orden del día porque fue superior el número de comunidades que rechazó la inclusión de esta prestación en la cartera general de servicios que el de las que apoyaron su incorporación.

Ahora, desde la Xunta, se reconoce que, por propia iniciativa, no se tomará la decisión de dar este servicio, pero que la política podrá cambiar si existe una mayoría de comunidades autónomas que optan por asumir el coste de la terapia hormonal y la cirugía transexual. Por el momento sólo Andalucía presta este servicio de forma gratuita a los transexuales, pero Extremadura está pendiente de incluir este coste en sus próximos presupuestos sanitarios. Además, hay otras dos comunidades, Aragón y el Principado de Asturias, que reconocen estudiar actualmente la posibilidad de introducir la reasignación de sexo en la sanidad pública.

Personal sin formar

En el caso de que Galicia asumiese el coste de estas intervenciones, según se explica desde la Consellería de Sanidade, habría que estudiar si compensaría más la formación y contratación de personal sanitario especializado en estos tratamientos o la derivación de los pacientes a hospitales de fuera de la comunidad (como los que existen en Andalucía o, de carácter privado, en Madrid y Barcelona) donde sí existen departamentos que se dedican de forma específica a la transexualidad. La decisión dependería del número de transexuales gallegos que demandasen este servicio para adaptar su sexo físico a su sexo psíquico.

Aunque algunos colectivos de transexuales cifran en un 1% de la población el número de personas que nacen con un sexo aparente que no se corresponde con el que les dicta su cerebro, otras fuentes, como la Federación Estatal de Lesbianas, Gays y Transexuales (Felgt) estima en 9.000 el total de españoles que desearían cambiar de género. Tomando como base este último cálculo, los transexuales gallegos serían unos 588, y la gran mayoría se encontrarían sin operar, aunque seguirían tratamientos hormonales, en muchas ocasiones sin seguimiento médico.

La ley de identidad de género que el Gobierno ha prometido tramitar antes del 30 de junio reformará el Registro Civil para que los transexuales, con sólo presentar informes médicos, puedan cambiar oficialmente de nombre y de sexo aunque no se hayan sometido a la operación quirúrgica. Para que el Ejecutivo cumpliese esta promesa electoral fue necesario que pasasen dos años y que los colectivos de transexuales de España lo amenazasen con el anuncio de una huelga de hambre de sus líderes que se hubiera iniciado ayer. Esta huelga, tras la promesa en firme del ministro de Justicia, se desconvocó, pero en las reivindicaciones de los transexuales sigue pendiente la aprobación por la mesa interterritorial de la sanidad de los tratamientos y operaciones de cambio de sexo gratuitos.

La semana pasada, la ministra de Sanidad, Elena Salgado, dejó la pelota en el alero de las autonomías asegurando que son éstas las que deben decidir si la sanidad pública financia la cirugía transexual. La ministra reconoció que existe demanda al añadir que pacientes de todo el Estado se empadronaban en Andalucía para poder optar a la operación.

Ahondando en el debate, el miércoles, en el Congreso, la diputada de Esquerra Republicana de Catalunya Rosa Bonás pidió que el Gobierno promoviese entre las comunidades autónomas la "financiación pública integral" del cambio de sexo para que se incluyan estas operaciones en la cartera de servicios común "tras un debate en el Consejo Interterritorial de la Salud". A esta petición también se sumaron varias voces del Partido Popular y los colectivos de transexuales, que el sábado participaron en un congreso en Málaga.

Por el momento, en Galicia, los transexuales sólo pueden acceder de forma gratuita a la primera parte de su larga transformación: los dos años de sesiones de psicoterapia tras los cuales aspiran a obtener ese informe facultativo que les valdrá a partir de este verano para obtener el cambio de nombre y sexo registral. El informe psicológico, además, era imprescindible para poder iniciar el proceso judicial que, en ocasiones, permitía hasta el momento conseguir este cambio en el Registro Civil, y sigue siendo necesario para poder acceder, aunque sea en clínicas de pago, al tratamiento hormonal y a la cirugía transexual.

Hormonas y cirugía

El tratamiento hormonal es un proceso caro, lento, peligroso, muy delicado, que los transexuales están condenados a seguir toda la vida si desean mantener una apariencia física que sus glándulas no le facilitan. No se trata sólo de luchar contra el vello corporal o de aspirar a que se forme una barba más o menos lampiña.
Después de al menos un año y medio de hormonación, también con el informe psicológico, los transexuales podrán someterse a una cadena de intervenciones quirúrgicas entre las cuales deben mediar convalecencias de seis meses y que, en conjunto, superan siempre los 12.000 euros.

Cuando se trata de cambiar el sexo físico de un hombre al de una mujer, además del implante de mamas es necesario transformar el pene en una vagina, conservando una pequeña parte del glande, con sus terminaciones nerviosas más sensibles, para dar forma al futuro clítoris. En el caso contrario, la transformación de una mujer en un hombre, son precisas tres intervenciones: una mastectomía para eliminar los pechos, una histerectomía para extirpar el útero y los ovarios, y la reasignación de sexo propiamente dicha, que consiste en la fabricación de un pene.

Esta última fase se realiza hoy de dos maneras, ninguna de ellas satisfactoria para los pacientes. La cirugía de reasignación de sexo de hombre a mujer está más avanzada que la de mujer a hombre, y un pene de quirófano se soluciona peor que una vagina. Las técnicas médicas sólo permiten crear un micropene (con la alargación del clítoris y los labios vaginales y la implantación de dos testículos de silicona) o recurrir a la llamada faloplastia (injertando músculo del brazo, que servirá para dar forma al pene).

En ambos casos, al no poderse dotar el miembro de cuerpos cavernosos y un riego sanguíneo que produzca la erección, hay que completar el trabajo con una prótesis plástica que, por diversos mecanismos artificiales como el bombeo manual, obligue al pene a enderezarse.