PDA

Ver la versión completa : Homosexuales y tercera edad



José Benito
29/04/2007, 01:23
http://www.dosmanzanas.com/index.php/archives/1198 (http://www.dosmanzanas.com/index.php/archives/1198)

Homosexuales y tercera edad (http://www.dosmanzanas.com/index.php/archives/1198)

02-10-2006
En una sociedad donde cada día se prima más la juventud y la belleza, los ancianos son un grupo relegado a convertirse en estorbos dependientes de sus familias o bien enclaustrados en una institución que se encargue de ellos hasta el día de su muerte. Con casos cada vez más sangrantes sobre ancianos que viven en condiciones infrahumanas, la sociedad sigue insensible a situaciones cotidianas que tarde o temprano habremos de pasar todas y todos, dado que envejecer es un proceso irreversible desde que nacemos. Sin embargo, en el caso de los ancianos y ancianas homosexuales, la situación es más complicada aún, dado que no poseen una familia que se encargue de ellos (al menos en su mayor parte) y además son “heterosexualizados” en las residencias para personas mayores, donde incluso las parejas de ancianos homosexuales son discriminados por su orientación.

http://fr.famev.de/src/Image/af004.jpg

Aportamos aquí una visión sobre los problemas que deben atravesar los homosexuales en la tercera edad, y cómo pueden solucionarlos. El sociólogo Frank Howard, funcionario gubernamental en Gran Bretaña, se encargó de investigar esta problemática.
“Es necesario que los gobiernos empiecen a tener en cuenta a la gran cantidad de homosexuales que están entrando, o ya están atravesando, la adultez. Deben interesarse en conocer qué cuestiones le interesan a esta comunidad, que esta integrada por los baby boomers, es decir, personas muy distintas a sus generaciones anteriores”.
Pero Howard admite que el hecho de que pertenezcan a una misma generación, marcada por el auge del Estado de Bienestar y de las Contraculturas, no significa que todos ellos tengan el mismo tipo de vida.
“Las circunstancias externas influyen mucho. No es lo mismo los adultos que vivan en zonas urbanas que los que viven en áreas rurales, donde todavía existe mucha homofobia, incluso más que tiempo atrás, con lo cual sus demandas y necesidades son drásticamente distintas”.
Una preocupación constante, afirma Howard, es la falta de clínicas de reposo especiales para gays y lesbianas. Recientemente se ha abierto una en Amsterdam, pero tiene sólo siete camas. “Muchos médicos y profesionales de la salud, tienden a desexualizar a la gente más adulta”, afirma. “Pero hay muchos datos que refutan este prejuicio, y señalan que muchos adultos mayores continúan siendo sexualmente activos, y esto también debe suceder con los gays y lesbianas mayores”.
Ésta puede ser una de las razones por las que los gays y lesbianas adultas suelen vivir en sus casas, bastante aislados: “deben hacer frente a determinadas situaciones en las cuales se encuentran claramente en minoría, y por otra parte no cuentan con la comprensión de su familia biológica. Los residentes de geriátricos charlan de sus hijos, nietos y esposos. Esto es claramente diferente de sus propias experiencias de vida, por lo que no logran integrarse”, remarca Howard.
Pero hay el algo más que hace a sufrir a estas personas: “la mayoría de los gays y lesbianas adultos, se encuentran solos, sin hijos, y viven muy solos. Desafortunadamente, en nuestro mundo quienes cuidan de los mayores suelen ser sus hijos o esposos/as. Por lo tanto, si se quitan las dos piedras fundamentales -sexualidad y familia- es muy difícil envejecer sin estar muy marginado. Y la gente mayor que se aísla suele atravesar serias crisis psicológicas”, agrega Howard.
Una forma de eliminar el aislamiento de estas personas es que el Estado desarrolle programas y centros comunitarios para gays y lesbianas. “Desarrollar un espacio seguro con gente que entienda las necesidades propias de ese segmento” sugiere Howard. “Esto es críticamente importante. Pero también necesitan empezar a construir sus propias unidades familiares, alrededor de sitios destinados a la gente más adulta de esos grupos”.
Howard afirma también que la comunidad homosexual debe tomar otra conciencia de su entorno. “Pienso que ‘la familia biológica’ es solo una forma de mirar las relaciones. La familia tradicional es un modelo en extinción, que está cambiando a pasos agigantados, y los homosexuales deben empezar a pensar qué tipo de familias quieren formar en el futuro”.
“La comunidad podría conducirse de la misma manera que lo hizo frente al sida. Y con nuestro apoyo, podrían también hacer algo con respecto a la calidad de vida de los mayores, saltando barreras y construyendo sociedades no sólo con sus pares mayores, sino también con aquellos homosexuales jóvenes que deberán afrontar los mismos desafíos”.
Es, evidentemente, un asunto urgente a tener en cuenta, dado que mucho de nuestros mayores homosexuales están viviendo este tipo de críticas situaciones.

nadia
29/04/2007, 10:16
Una forma de eliminar el aislamiento de estas personas es que el Estado desarrolle programas y centros comunitarios para gays y lesbianas.
Parece que todo acaba siempre pidiendo caridad al Estado todopoderoso. Mirémoslo de otro modo. Si te adaptas al modelo de sociedad heterosexista con familia mononuclear, pues ya sabes lo que te toca. Si has llevado una vida ocultándote y viviendo en el miedo, pues no vendrá de unos años más jodiéndote. Si el modelo que les gusta a los gays es el de la familia con papá y mama (bueno, con papá y papá o mamá y mamá) y consideran que su máximo logro es la ley del matrimonio, pues ya pueden imaginar que sin hijos lo van a tener complicado en la vejez.

¿Por qué no buscar formas alternativas de organización?

José Benito
29/04/2007, 12:41
Si has llevado una vida ocultándote y viviendo en el miedo, pues no vendrá de unos años más jodiéndote. ¿Por qué no buscar formas alternativas de organización?

Hola Nadia, vamos por partes, pienso que no se puede hablar de una manera tan dura de gays, lesbianas y trans de la tercera edad creo que tenemos que tener en cuenta las circustancias sociales y políticas que les ha tocado vivir. Ellos/as vivieron una dictadura atroz que los condenaba a las cárceles o al ostracismo social, no se daban las circuntancias para salir del armario, y las palabras que utilizaban para referirse a ellos/as eran "maricón", "violeta" o "sarasa" entre los mútiples adjetivos que utilizaban en plan vejatorio, y tenías 3 posibilidades: La cárcel, te marchabas al extranjero o te quedabas en el armario de por vida, y por si esto fuera poco después tuvieron que enfrentar otro estigma social grave en aquel momento intratable y atribuido en un principio a los gays: el sida.

Las mujeres poco más tenían que hacer, que por anular les anulaban hasta su sexualidad, entre otras muchas cosas. Entoneces no es de extrañar que en estas personas en la gran mayoria de ellas haya quedado un miedo muy grande a salir del armario.

Lo que si estoy de acuerdo, es que aparte del estado, se buscaran otros medios para resolver estos problemas, otras formas organizativas y estoy seguro que algún día se encontraran, pero ¿Con que dinero montas una clínica de la tercera edad?¿De dónde sacas este recurso?.

Quizás sería más fácil formar en la diversidad a las personas que atienden este tipo de clínicas, para evitar discriminaciones, además con la ventaja de que las clínicas ya están montadas. Y aquí si que las clínicas que dependen del estado, administración autonómica o local deberían estar obligadas a hacer pedagogía en el tema.