PDA

Ver la versión completa : La literatura de viajes se impone en vacaciones



gina
15/08/2007, 17:33
15/8/2007 http://www.elperiodico.com/img/interfaz/edicion_impresa.gif VERANO // LIBROS PARA DESCUBRIR TERRITORIOS


La literatura de viajes se impone en vacaciones




• La aparición de una antología de Jan Morris confirma la pujanza del génerohttp://www.elperiodico.com/EDICION/ED070815/CAS/FOTOS/EPP_ND/CARP07/f042bh12.jpg Morris, en 1953. Foto: REUTERS / PAUL YEUNG
http://www.elperiodico.com/EDICION/ED070815/CAS/FOTOS/EPP_ND/CARP07/f042bh11.jpg La escritora británica Jan Morris, en una visita a Hong Kong el pasado mes de marzo. Foto: REUTERS / PAUL YEUNG
MÁS INFORMACIÓN

Otros títulos para la travesía (http://www.elperiodico.com/vivo/recursos/pdf/otroscas.pdf)

ELENA HEVIA
BARCELONA
Los libros de viajes cada vez tienen un espacio más noble y ocupan una mayor superficie en las librerías. El fenómeno va en paralelo a los hábitos vacacionales de la población y, más allá de las guías prácticas, ha impulsado el género de la narrativa de viajes que en otros países tiene un peso y una tradición aquí bastante más débiles. Así, entre las novedades conviven libros de nuevo cuño y clásicos indiscutibles. Es el caso del recién aparecido Un mundo escrito (RBA), una exhaustiva antología de los reportajes periodísticos y los libros de la galesa Jan Morris, una de las más reconocidas y veteranas escritoras del género.
El volumen recoge textos desde 1950 hasta el 2000. No es el primer libro de Morris que se traduce al castellano, La casa de una escritora en Gales y Venecia son anteriores, pero sí es el que da una imagen más completa de sus andanzas geográficas y vitales de la autora. A sus 81 años, esta ancianita lleva recorrido el planeta en los momentos más complejos del pasado siglo (descolonización, guerra fría y globalización) y ha contemplado, reflexionado y relatado sus transformaciones. Curiosamente, la autora británica conoce a fondo lo que significa cambiar porque los primeros 40 años de su vida Jan fue James. Vivió como hombre y no como un hombre cualquiera: oficial de caballería, escalador de las más altas cumbres, periodista aguerrido, padre amantísimo de cuatro hijos habidos con su no menos amada esposa... Después se pasó unos años en un estado bastante ambiguo gracias a la ingesta continuada de hormonas femeninas (orina de yegua, para ser más explícitos), hasta que un cirujano en Casablanca resolvió tajantemente su problema.

INCÓMODO EN SU SEXO
La primera mitad del libro corresponde a James, un chico que jamás se sintió cómodo con su sexo y que desde niño pedía a todas las estrellas fugaces que se cruzaban en su camino el convertirse en niña, y la segunda, a la de una señora cuarentona que, convertida en amable tía de sus hijos, convive en amigable armonía en su casa de Gales, como una amiga más, junto a su comprensiva esposa, Elizabeth.
Como James, se ganó la notoriedad desde buen principio. Él fue el único reportero integrado en la expedición en la que Edmund Hillary y Tensing Norgay coronaron el Everest por primera vez. Lo contó en The Times como testigo directo. "Aquella ascensión fue la última hazaña del Imperio británico y la remató la circunstancia de que mi reportaje se publicara en Londres el 2 de junio de 1953, la mismísima mañana de la coronación de la reina Isabel II: el inicio, tal como se quería creer entonces, de una nueva época isabelina", recuerda en el libro.
Así, desde los diarios The Times, The Guardian y la mítica Rolling Stones inició su despegue hacia la escritura de libros que le liberarían de "las servidumbres del periodismo". The road to Huddersfield (El camino a Huddersfield), sobre el lejano Oriente; The great port (El gran puerto), retrato de la gran manzana neoyorquina, y la ambiciosa trilogía Pax Britannica son algunos de estos trabajos.