PDA

Ver la versión completa : Cuando lo que importa es el paquete.



José Benito
30/08/2007, 23:16
Cuando lo que importa es el paquete. (http://www.zenkiu.net/sexualitat/llegeix_es.php?Document=189)
(http://www.zenkiu.net/sexualitat/llegeix_es.php?Document=189)
El pene, su forma y tamaño, es un tema que obsesiona a muchos hombres. Es el lugar de la virilidad masculina y por eso existen en el mercado numerosas técnicas para aumentar la longitud de los insatisfechos. Unas más dudosas que otras, por cuanto no es posible asegurar resultados y mucho menos la solución de problemas sexuales, si es que éste es el motivo por el cual se quiere agregar centímetros.

Un artículo de PrimeraLínea..

http://www.zenkiu.net/sexualitat/imatges/quanimportapaquet01.jpg

El tamaño del miembro nada tiene que ver con el placer, ni el propio ni el de la pareja. Sin embargo, ya sea por una cuestión cultural o mitológica los hombres concentran su virilidad en el la forma y porte de su pene, allí radica su autoestima, que sí es importante en el sexo. Por lo tanto, si el tamaño es un factor distractor, que afecta la percepción de sí mismo y su desempeño, entonces es candidato a usar técnicas de alargamiento. Pero ojo, hasta ahora, no hay ninguna que asegure éxito en cuanto a centímetros adicionales sin riesgo.
La incapacidad de confirmar los resultados, hace dudar de su efectividad, sobre todo para todas las ofertas que internet otorga. Lo único seguro y serio es emprender esta experiencia con un especialista, es decir un urólogo o sexólogo. En nuestro país, el doctor Eduardo Pino, posee en su clínica un método para alargar el tamaño del pene, pero requiere paciencia, mucha paciencia.

Anatomía de su pene
Antes de emprender cualquier acción destinada a aumentar lo que la naturaleza le obsequió, es importante saber lo que se tiene y cómo funciona.
El pene, que contiene el conducto de la uretra hasta abrirse en la punta del glande.
Hay a menudo dos labios pequeños en el glande que rodean el extremo de la uretra. Éstos están llenos de terminaciones nerviosas que protegen la sensible uretra alertando a su dueño de cualquier intrusión en el cuerpo y por cierto, durante el juego sexual esta sensibilidad resulta un factor de excitación.
El glande es la parte más sensible del pene porque allí está la cresta coronal y el frenillo, que es una banda de piel entre el cuerpo y el glande (a menudo ausente en los hombres circuncidados), parece ser crucial en estimular la eyaculación en el punto correcto de la vagina.
Quizá por eso, después de un orgasmo, el glande está más sensible al tacto y quienes son circuncidados tienen el frenillo más sensible.
El pene está rodeado de por un tejido esponjoso que es el que se llena con sangre que proviene de una red de arterias pequeñas durante la excitación sexual, y es este aumento en el suministro de sangre, junto con una contracción muscular de las venas que drenan la sangre del pene, la que causa y mantiene la erección.
Este funcionamiento es el que explica algunos trastornos eréctiles producto de una oclusión de las arterias del pene causada por depósitos de grasa o fugas venosas. Este fenómeno aumenta su incidencia con el aumento de la edad porque con ella también se incrementan los depósitos de grasa en las arterias del pene.
El bloqueo de este flujo sangre provoca que las fibras musculares dentro del pene empiecen a volverse tejido conjuntivo. A mayor cantidad de tejido conjuntivo, mayor es la dificultad para obtener una erección, hasta la imposibilidad completa.
La raíz del pene se extiende hasta abajo y atrás la glándula de la próstata, hacia el ano. Éste es un tejido sensible que se puede estimular a través del escroto o perineo (el área entre el escroto y ano).
El pene se desarrolla como un tubo de carne que se sella gradualmente a lo largo de su longitud durante el desarrollo en el útero. Normalmente, la única señal restante de este proceso después del nacimiento es una arruga o surco delgado de piel a lo largo de la parte inferior del pene conocido como la sutura
.
http://www.zenkiu.net/sexualitat/imatges/quanimportapaquet02.jpg

La piel del pene está penetrada por fibras musculares que se extienden desde el músculo del escroto. Este músculo, mientras más activo, más firme y más arrugado aparece el escroto, aunque por supuesto se estimula también a la contracción por el miedo o frío.
Las fibras musculares son las principales responsables de la reducción del pene en longitud y de la variación en el tamaño del esfínter del prepucio.
El frenillo es una de las partes más sensibles de la cabeza del pene, pero a menudo se quita durante la circuncisión. La superficie exterior del prepucio es piel; la superficie interna es una membrana mucosa sensible que contiene glándulas sebáceas que lubrican y protegen el glande de la fricción. El prepucio se une por el frenillo que impide retraerlo demasiado lejos y lo extrae hacia adelante de nuevo.
En la superficie interna del prepucio, cerca de la punta, hay bandas arrugadas. Ellas se unen con el frenillo, y tienen el número más alto de terminaciones nerviosas de cualquier parte del prepucio. Estas terminaciones nerviosas son del tipo sensible a los cambios en la presión y tensión.

Ténicas de alargamientos(*)

Una vieja técnicas de estiramiento consistía en un patrón de ejercicios que involucraban a los hombres jóvenes aplicando una acción, podríamos decir, como de ordeñar, a lo largo de la longitud del pene, desde la base a la punta por largos períodos, todos los días, durante meses u años.
Esto es casi una leyenda, pero responde a que el pene contiene tres cavidades que se llenan de sangre cuando tiene lugar una erección, por lo tanto, la estimulación continua del estiramiento y la expansión interior de estas cámaras, forzando sangre a lo largo de su longitud, a través de la acción manual, induciría a crecer a los tejidos que cubren las cavidades, permitiendo una erección más grande.
Existe también la técnica llamadas “bomba de vacío”. El tamaño del pene depende del flujo de sangre en él, si el flujo de sangre puede estimularse es también probable que se pueda aumentar el volumen del pene. Con este supuesto es que unas veces las erecciones son más duras y más firmes que otras, hinchándose con el flujo de sangre aumentada por excitación sexual extrema. Las bombas para el pene funcionan sobre este principio. El pene se envuelve en un cilindro acrílico con una manga firmemente puesta alrededor de la base que permite el mantenimiento de un sello. Se extrae entonces el aire del cilindro con una bomba mecánica o eléctrica, y el pene se infla para llenar el vacío resultante. Las bombas pueden aumentar ciertamente el flujo de sangre, por lo menos temporalmente. Pero la excesiva presión de vacío puede ocasionar hemorragias y dañar al pene. Por otra parte, ciertamente no hay consenso en los foros dedicados al tema de bombear el pene, como saben sus aficionados, en que el aumento en tamaño, resultado de la aplicación del vacío al pene, sea de alguna manera permanente.
La cirugía del alargamiento del pene se desarrolló a partir de un tratamiento usado para los nacidos con un pene muy pequeño (un micropene). Consiste en el corte del ligamento que sostiene el pene, permitiendo que la parte del pene que se mantiene dentro del cuerpo caiga, creando por eso la ilusión de alargamiento del pene.
El otro método de alargamiento era aumentar la circunferencia a través de la inyección de las propias células grasas del paciente, extraídas por liposucción de las áreas de tejido graso en el tronco del cuerpo, dentro del espacio entre la piel del pene y el tejido eréctil a lo largo de la longitud del árbol del pene.
Más recientemente, primero, la ligadura suspensoria se estira después de la cirugía para evitar que se acorte. Pero todo tiene sus complicaciones, porque siempre, una vez que la ligadura suspensoria está cortada, el ángulo de la erección del hombre será mucho más bajo que antes (con claro riesgo de no volver a erectarse) y que, aun cuando se ponga duro, siempre colgará hacia abajo. Pero hay cirujanos que sugieren que es posible reconstruir la ligadura suspensoria para que el ángulo de la erección quede inalterado.
La técnica de inyección de células grasas en el árbol del pene se ha reemplazado por una técnica más moderna conocida como injerto dérmico: involucra la remoción de tiras de tejido graso de la hendidura de la nalga en la parte de arriba de la pierna, y la inserción de este tejido bajo la piel del pene. Parece claro que este proceso da muchos mejores resultados que son mucho más estables con el tiempo.
Cualquier técnica que se intente utilizar, debe considerar el período de rehabilitación, el que implica meses de “descanso” antes de practicar nuevamente sexo o iniciar la masturbación. Eso, si considerar la adecuación de la apariencia de su miembro.
(*) Las técnicas aquí descritas son sólo una referencia de las miles de formas que ofrece el mercado. Ninguna posee certeza médica ni de efectividad, por cuanto, es sólo una muestra