PDA

Ver la versión completa : Ciei-Su: sexualidad y derechos LGBT en Uruguay



gina
10/09/2007, 17:10
2007-09-02 | Activismo



Ciei-Su: sexualidad y derechos LGBT en Uruguay



HACIENDO CAMINO | Entrevista al doctor Dante Olivera Pérez, fundador y director del Centro de Investigación y Estudios Interdisciplinarios en Sexualidad del Uruguay (CIEI-SU).


Para el ciclo de entrevistas que hemos denominado "Haciendo Camino" con el fin de conocer a quienes día a día trabajan por los derechos de gays, lesbianas, bisexuales y transexuales en todo el mundo, entablamos una charla cordial y distendida charla con el doctor Dante Olivera Pérez, fundador y director del Centro de Investigación y Estudios Interdisciplinarios en Sexualidad del Uruguay (CIEI-SU).


http://www.agmagazine.com.ar/noticias/images/oliveraperez20070903-00.jpg
Dante Olivera Pérez, fundador y director del Centro de Investigación y Estudios Interdisciplinarios en Sexualidad del Uruguay (CIEI-SU).


El centro funciona en Montevideo y allí, en su sede, nos atendió Dante Olivera Pérez para contarnos más acerca de la entidad que dirige.

AG Magazine: ¿Qué es y para qué sirve el Centro de Investigación y Estudios Interdisciplinarios en Sexualidad del Uruguay?

Dante Olivera Pérez: Es un centro de investigación y estudio de la sexualidad en la diversidad sexual. Los cometidos fundamentales son la defensa de los derechos humanos, con énfasis en los derechos de la diversidad, los sexuales y la salud de las personas que constituyen el colectivo LGTTIB en nuestro país. Esto no significa que se descuiden los restantes derechos. Y la prevención del las ITS y el VIH/SIDA.

– ¿Doctor, todavía en América Latina hablar de sexo sigue siendo un tabú?

– Sí. Es un tabú creado socialmente con un cometido de control de los cuerpos y la sexualidad y a través de esto de la persona.

– La Senadora Uruguaya Margarita Percovich en una actividad que ustedes organizaron dijo algo que sorprendió a todos los presentes por lo profundamente sencillo y complejo a la vez: «Dos personas de un mismo sexo se pueden querer». ¿Se está empezando a aceptar más ese concepto?

– Es cierto que se está aceptando más por la población en general en más de un 50 por ciento, con una salvedad en la adopción. Las mismas personas que aceptan la unión concubinaria (unión civil) y hasta el matrimonio entre personas del mismo sexo, no aceptan la maternidad o paternidad a través de la adopción, ya que aún sostienen el viejo mito de la figura de la mujer y el hombre como indispensable para un desarrollo normal del niño. Hay también un grupo de legisladores que aceptan el concubinato pero no la adopción o la reproducción asistida en las lesbianas.

– ¿La sociedad en la que vivimos esta pensada para un modelo «heterosexual»?

– Sin duda alguna. La sociedad en la que vivimos está pensada para la utilización de la fuerza de trabajo de las personas. Para hacer esto posible confluyen básicamente dos componentes político-sociales. Uno, es el proyecto de domesticación de la sociedad para alfabetizar y encarrilar el «tiempo» ocioso, en las fábricas y en el trabajo rural, aunque en esta época existe un residuo de personas excluidas del sistema social muy importante por efecto de la política económica neoliberal. El otro proyecto político es el «heterosexual», puesto en marcha con el objetivo de uniformizar a la población y facilitar de este modo su control. Que obliga a mimetizarse con el comportamiento heterosexual y la ideología correspondiente. La persona disimula su condición en una ficción que crea una realidad superpuesta, cruel. Obedeciendo estas reglas de juego y este doble discurso social, se puede tener una ficción de vida «normal».

– ¿Porque una pareja homosexual no es igual ante la ley que una pareja hétero?

– Hay una ficción de igualdad en todo los órdenes de los derechos humanos por lo que no extraña que suceda lo mismo en el terreno de la homosexualidad lo que nos lleva a una vigilancia permanente del cumplimiento del derecho a igual trato legal.

– ¿Es posible creer en un cambio cultural que desemboque en un entendimiento del tema?

– Es posible pensar en un cambio cultural hacia la diversidad sexual, a largo plazo, si se instala una educación sexual en la diversidad, desde el preescolar hasta la universidad incluida.

– Volviendo a sus actividades como Centro de Investigación. ¿Cuál es el tema que mas los preocupa?

– Además del tema de los derechos humanos nos preocupa el tema del VIH y el SIDA. Vemos un constante aumento de la prevalencia en la población en general. Un aumento de la transmisión por la mujer y en edades tempranas; en la adolescencia y en el adulto joven. Viéndose principalmente en las personas más vulnerables por pertenecer a minorías discriminadas y a la pobreza.

– Hay un gran debate, no solo en Uruguay, también en Argentina y en casi toda Latinoamérica de cual debe ser el momento para empezar a enseñar y a conversar con los niños de estos temas; por otro lado se habla mucho de si los docentes son las personas más capacitadas para cumplir ese cometido. ¿Ustedes que opinan?

– En nuestra organización hay un área de la educación desde la que se piensa en las mejores formas de llevar adelante una educación eficaz en la sexualidad y en la diversidad. Es absolutamente indispensable comenzar el aprendizaje temprano, no más allá de los tres años de edad, por razones del desarrollo neuropsíquico y físico. Los docentes deben ser instruidos y formados en estos temas cualquiera que sea la asignatura que enseñen y el nivel escolar en el que se encuentren, e introducir estos temas en la clase cuando los niños y jóvenes lo proponen y cuando el tema del día se presta para reflexionar y aprender sobre la sexualidad y la diversidad.

– En el Día Internacional del Orgullo Gay, en el salón del Comité de América Latina y el Caribe para la Defensa de los Derechos de la Mujer (Cladem), se llevó a cabo una mesa redonda bajo el lema: «Diversidad sexual y sociedad democrática». El evento fue organizado por el Colectivo Ovejas Negras y por ustedes, el Centro de Investigación y Estudios Interdisciplinarios en Sexualidad de Uruguay; ¿A que conclusiones llegaron?

– Hay conciencia en los actores políticos y académicos de la diversidad sexual como un fenómeno más de la sociedad, tan natural como cualquier otro. Pero es necesario encontrarse con el «otro» en el mano a mano diario transmitiendo ese convencimiento, generando los espacios de comunicación en forma diaria, permanente y no solamente cuando se conmemora un día tan especial como el Día Internacional del Orgullo Gay.

– ¿Cual es el mensaje para los lectores de todas partes del mundo que visitan nuestro portal?

– Esta es la parte más difícil de la entrevista, ya que implica una cuidadosa síntesis del pensamiento. Si nos proyectamos fuera de nuestro país, fuera del Mercosur, ya en otros países latinoamericanos y en los países fuera de «Occidente», vemos que la situación de la homosexualidad y la diversidad en toda su amplitud es objeto de los más aberrantes actos contra los derechos humanos, esto no nos permite ser optimistas a corto plazo. El camino hacia una sociedad donde no tengan sentido los rótulos, es largo y cuesta arriba, pero la forma de irlo construyendo es la solidaridad entre pares y el activismo dentro de las posibilidades de cada uno.

Nuestro agradecimiento al doctor Dante Olivera Pérez.