PDA

Ver la versión completa : Los cien euros



José Benito
20/09/2004, 22:08
LA VANGUARDIA. NOTICIAS. 20/09/04
Los cien euros
EL ESTADO se ahorra tener que hacer una verdadera política de fomento de la natalidad

LAURA FREIXAS - 20/09/2004

Tres nuevas propuestas van a protagonizar el debate político en las próximas semanas (La Vanguardia, 7/IX/04). La primera: una ley de parejas de hecho. ¿De quién? ¿De Izquierda Unida, en cuyas listas se presentaba la presidenta de la asociación española de lesbianas y gays? ¿Del PSC, uno de cuyos principales dirigentes se reconoce homosexual...? Pues no: del partido al que pertenece el señor Álvarez del Manzano, que siendo alcalde de Madrid declaró que eso de la violencia sexista era cosa que se daba entre parejas no casadas y otra gente de mal vivir. La segunda: una propuesta para defender el catalán fuera de España. Ah, esta la habrá presentado Esquerra Republicana. O quizá Convergència, que está cada día más nacionalista. Aunque, bueno, también podría ser el PSC, que últimamente... Pues no: ha sido el partido presidido por aquel señor que siendo ministro de Información y Turismo con un tal Franco no autorizó el Avui... La tercera: aumentar a 200 los 100 euros que se pagan a las trabajadoras con hijos menores de tres años. Esto será cosa del Partido Socialista, que ya en abril anunció que estudiaba extender la ayuda a todas las madres, trabajadoras o no... Pues tampoco: como en los dos casos anteriores, es una iniciativa del Partido Popular.

Ya nos hacemos cargo de que es mucho más fácil, en vez de imaginar políticas a largo plazo, irse a internet a buscar el último sondeo y darle al botón copiar y luego pegar lo copiado en un archivo titulado Nuestro Programa, que debe de estar en la carpeta Archivos Compartidos (por todos los partidos políticos, matiz más o matiz menos). Y en un sondeo, ¿quién dirá que no quiere cien euros, o doscientos, si se los ofrecen? Pues se les dan y así todos contentos. Las ciudadanas, porque más valen cien euros en mano que servicios públicos volando, y el Estado, porque fíjense todo lo que se ahorra: construir guarderías; afrontar el espinoso tema del permiso de paternidad; ocuparse de lo que pasa con los niños entre los tres años y los seis, cuando empieza la escolaridad gratuita... Se ahorra, en fin, tener que hacer una verdadera política de fomento de la natalidad, tan costosa, polémica y complicada, con lo fácil que es alargar unos billetes, como esos amigos que por no molestarse en buscar un regalo dan dinero. (Por cierto, una pregunta realmente intrigante: ¿en qué mundo viven los señores y señoras políticos, y qué se creen que puede hacerse con cien euros?) De paso, se mantienen instituciones patrias tan arraigadas como el trabajo sumergido –nada de nodrizas diplomadas y controladas por la Administración, como en Francia; nada de legalidad ni de contratos laborales: la hija de los vecinos, o la primera ecuatoriana sin papeles que pase–, y la convicción, faltaría más, de que el cuidado de la infancia no es cosa de la sociedad, vía servicios públicos, ni por supuesto de los padres, sino de la mamá, que allá se las componga con su niño y sus cien euros. Y cuando cumpla tres añitos, ¿qué? Pues cuando cumpla los tres años, que se siente con él en brazos en la escalera del metro, y a ver si particulares de buen corazón se avienen a sustituir al Estado en esto que al Estado español, de un partido o de otro, tan bien se le da, que es dar limosnas a las madres.

mail@laurafreixas.com