PDA

Ver la versión completa : El Vaticano insta a los funcionarios a negarse a celebrar las bodas gays.



José Benito
23/04/2005, 15:53
Fuente: Diario de Sevilla.

El Vaticano insta a los funcionarios a negarse a celebrar las bodas gays

El Gobierno advierte que los empleados públicos deben cumplir las leyes que el Parlamento aprueba y recuerda a la Iglesia que esa cuestión no es de su competencia
C. GILES (EP) / AGENCIAS

roma / madrid. El cardenal colombiano Alfonso López Trujillo, presidente del Consejo Pontificio para la Familia, comentó ayer, tras la aprobación por el Congreso de los Diputados del matrimonio homosexual, "que lo que se está haciendo en España, además con una mayoría restringida, es la destrucción de la familia, ladrillo tras ladrillo", según se recoge en una entrevista publicada en el diario Corriere della Sera. "¿Les han preguntado a las familias españolas? ¿Han hecho algún estudio en profundidad?", se pregunta el cardenal Trujillo, añadiendo que "la familia es un don recíproco total entre hombre y mujer que exige la fidelidad en el tiempo, la exclusividad, la apertura a una nueva vida y a los hijos".
El purpurado quiso recordar que tanto Juan Pablo II "protestó por amor del hombre, de la familia y de los hijos" como el actual Papa Benedicto XVI "ha hablado con gran claridad de cómo era destructiva esta ley que abre el camino a la deshumanización". "Una ley no tiene razón sólo por el hecho de ser una ley sino porque sea buena o haga el bien, se crearía una forma de positivismo jurídico que no tiene sentido. No se puede imponer cosas inicuas al pueblo", añadió al diario milanés.

Además, el alto prelado hizo un llamamiento a los empleados públicos para que se opongan a esta medida alegando la libertad de conciencia, al igual que hacen los profesionales sanitarios con los casos de aborto. López Trujillo advierte que es un deber de los cristianos y anima a que lo cumplan y estén preparados para ello aunque esta oposición les cueste el puesto de trabajo.

La respuesta del Ejecutivo llegó ayer tras el Consejo de Gobierno. La vicepresidenta primera María Teresa Fernández de la Vega aseguró que la postura de la Iglesia merece al Ejecutivo "el máximo respeto", pero también advirtió que la objeción de conciencia "no es que los funcionarios del Estado no cumplan con las leyes que el Parlamento aprueba en una sociedad democrática". Insistió en este punto que las leyes están "para que las cumpla todo el mundo y, sobre todo, los que prestan un servicio a la función pública". "La Iglesia debe manifestarse en su ámbito con absoluta libertad en sus competencias y territorio, que no es el territorio del Gobierno", advirtió.

En cualquier caso, la vicepresidenta expresó su deseo de "seguir manteniendo las mismas buenas relaciones" entre la Santa Sede y el Gobierno español, con Benedicto XVI a la cabeza de la Iglesia, "basada en el respeto mutuo".

Además del cardenal Trujillo, otros miembros de la iglesia italiana como el arzobispo de la ciudad de Cosenza-Bisignano, monseñor Salvatore Nunnari, también manifestaron sus críticas. Este añadió que se trata de una ley "que ofende al hombre". "El Gobierno Zapatero está llevando las peores cosas de la izquierda y se está enfrentando contra una tradición que era del pueblo español. Zapatero ha hecho una vergüenza", opinó. "Espero que en Italia no llegue nunca este cáncer, que atenta contra la verdad de la vida y de los seres humanos", ha dicho por su parte el obispo de Sassari (Cerdeña), monseñor Paolo Atzei, comentando la aprobación en el Parlamento de la legalización de las uniones entre homosexuales.La Fundación Triángulo por la igualdad social de gays y lesbianas pidió ayer al Gobierno que lleve a cabo una protesta diplomática contra el Vaticano por su llamada a los funcionarios españoles católicos para que ejerzan su derecho a la objeción de conciencia. El presidente de este colectivo de ámbito estatal, Miguel Ángel Sánchez Rodríguez, advirtió que "los diputados se deben a sus electores y no al lobby confesional de los obispos" y consideró que la jerarquía católica "no acepta la democracia".