PDA

Ver la versión completa : Cuando ellas fueron ellos III



José Benito
30/03/2013, 02:32
.
Jennie Irene Hodgers/Albert Cashier


http://tejiendoelmundo.files.wordpress.com/2010/05/albert_cashier.jpg?w=510 (http://tejiendoelmundo.files.wordpress.com/2010/05/albert_cashier.jpg)


Albert Cashier nació como Jennie Irene Hodgers en 1843. En 1862, disfrazado de hombre, se alistó en el 95º Regimiento de Infantería de Illinois donde libró más de 40 batallas bajo las órdenes del célebre Ulises S. Grant. Fue apresado en una ocasión pero consiguió liberarse. En 1865, tras la guerra, continuó viviendo como hombre trabajando como conserje en una iglesia, en un cementerio y como farolero. Votó como hombre y reclamó una pensión como veterano de guerra. En 1910, fue atropellado por un coche y se fracturó una pierna, el médico descubrió el secreto pero accedió a guardar silencio. Un año después se trasladó a un hogar de ancianos, con la mente un tanto deteriorada por la edad, los asistentes descubrieron su verdadero sexo durante un baño y fue obligada a vestir como mujer hasta su muerte, en 1915, aunque fue enterrada con atuendo militar y en la lápida se inscribieron sus dos nombres..

Juana/Papa Juan VIII o Benedicto III


http://tejiendoelmundo.files.wordpress.com/2010/05/nacimiento-1.jpg?w=510 (http://tejiendoelmundo.files.wordpress.com/2010/05/nacimiento-1.jpg)
La historia del papa mujer se ubica en el siglo IX según las crónicas, se llamaba Juana y habría nacido en el año 822 hija de un monje de nombre Gebert. Criada en el ambiente de su padre empezó a hacerse con gran cantidad de conocimientos que en ese momento eran vedados a las mujeres, posteriormente según algunos tras un amor, según otros buscando huir de la pobreza, tomaría el nombre de Juan el inglés convirtiéndose en sacerdote y gracias a sus grandes capacidades logró ascender hasta convertirse en secretario del papa León IV el cual antes de morir, según el rito, debía soñar y elegir a su sucesor.

No es difícil imaginar que soñara con su mano derecha. Entonces el inglés John de Mainz (Johannes Anglicus, natione Moguntinus) se convierte en papa durante dos años, siete meses y cuatro días sumergiéndose en un mundo de lujos y privilegios que tal posición implica hasta que finalmente cae rendida ante los placeres del amor y ellos traen como consecuencia un embarazo no planeado. Por supuesto ello hubiese podido pasar desapercibido bajo sus imponentes vestiduras de no ser por el “pequeño” detalle de haber dado a luz precisamente en medio de la multitud ante el portal de la iglesia de San Clemente, que le vio morir por una turba enardecida, el cual fue un castigo escogido por ella misma a quien en sueños le dieron la opción de elegir entre un castigo rápido, que significaría su redención, o seguir su vida normal pero sufrir un castigo eterno. Se dice que fue enterrada en el mismo sitio. En sus procesiones, los papas siempre evitaban este camino; muchas personas creían que los papas hacían esto por su animadversión a esa desgracia. (versión Martín de Troppau por situarla detrás de León IV entonces hablaría de Benedicto III)

.

.
Janeta Velásquez


http://tejiendoelmundo.files.wordpress.com/2010/05/loretta_janeta_velasquez.jpg?w=510 (http://tejiendoelmundo.files.wordpress.com/2010/05/loretta_janeta_velasquez.jpg)

Loretta Janeta Velásquez fue una mujer nacida en Cuba que se hizo pasar por un soldado de la Confederación durante la Guerra Civil. Se alistó en la Armada de la Confederación en 1861, sin que su esposo lo supiera. Su esposo era soldado. Luchó en Bull Run, Ball’s Bluff y Fort Donelson. Sin embargo, su sexo fue descubierto en Nueva Orleáns y fue dada de baja. No se desanimó, volvió a alistarse y peleó en Shiloh hasta que nuevamente fue descubierta. Luego se convirtió en espía y trabajó bajo la apariencia tanto de hombre como de mujer. Su esposo murió durante la guerra. Volvió a contraer nupcias tres veces más, al quedarse viuda.

.

.
Santa Marina the Monk / Marinus


http://tejiendoelmundo.files.wordpress.com/2010/05/marina-the-monk-tm.jpg?w=510 (http://tejiendoelmundo.files.wordpress.com/2010/05/marina-the-monk-tm.jpg)

Otra historia curiosa es la de Santa Marina the Monk, conocida también por “Marina el monje”, María e Alejandría o simplemente Marino, o Marinus. Corría el siglo VI cuando a su padre, Eugenio, se le antojó convertirse a monje y como tenía a su hija al cargo, la vistió de niño y ambos ingresaron en el Monasterio de Qannoubine, en Libano. Durante 16 años, Marina se llamó Marinus y su sexualidad pasó desapercibida en el monasterio hasta que la hija de un posadero, de una posada cercana al monasterio en el que Marinus hizo noche en un viaje, se coló por el joven monje.

Como no, Marinus rechazó los ardientes deseos de la joven y ésta, humillada y enfadada por el rechazo buscó venganza. La posadera había tenido relaciones con un soldado y había quedado en cinta y denunció al joven monje como padre de la futura criatura.

Marinus, por preservar su identidad, fue expulsado del monasterio y se convirtió en mendigo, siempre en las cercanías del monasterio. Tomó la custodia del niño y tiempo mucho tiempo después, volvió a ser readmitido por los monjes junto a su hijo, aunque realizando las tareas más bajas y pesadas. Su sexo solo se reveló tras su muerte.

Fuente: Cuando ellas fueron ellos (http://tejiendoelmundo.wordpress.com/2010/05/18/mujeres-de-la-historia-que-tuvieron-que-vivir-como-hombres/)

José Benito
30/03/2013, 03:12
Heredado de nuestra Papisa. No estoy seguro que se haga en la actualidad pero es muy anécdotico.

Y para rizar más el rizo, una tercera vía de investigación indica que después de cada cónclave (http://blogs.20minutos.es/yaestaellistoquetodolosabe/por-que-la-reunion-de-cardenales-para-elegir-un-nuevo-papa-se-llama-conclave/), cuando ya se había elegido el cardenal que sería investido como Papa, antes de que éste fuese nombrado definitivamente, era sometido a una prueba, realizada por otro cardenal, que había pertenecido también al cónclave, y que era nombrado para tal misión. Esta prueba consistía en que éste último debía tocar los genitales al futuro Papa con la mano para asegurarse y testificar luego a los demás que éste era un hombre. Esto se hacía para evitar un posible fraude de elección de una mujer, que se haría pasar por el sexo contrario.