Carlos Peralta.jpg

Hace pública su homosexualidad tras superar una depresión

Por Javier Romano

Al nadador olímpico Carlos Peralta, plusmarquista nacional de los 200 metros mariposa, le restan por examinarse de dos asignaturas para completar la carrera de Medicina. Ese objetivo es lo que le ha apartado este año de la natación. Espera retomarla con nuevos ímpetus para preparar las dos próximas temporadas. Los Juegos de Tokio son su meta final.

Pero lo hará desde una nueva situación personal. Peralta acaba de hacer pública su orientación sexual, tal y como desveló el diario 'El Mundo'. Es uno de los contados deportista españoles que admite ser gay. "No me vanaglorio de serlo. Decirlo no me aportaba nada, pero tampoco me resta. Lo cuento porque veo que hay homofobia y, sobre todo, por ayudar, porque me escriben chavales más jóvenes que te cuentan su historia", sostiene el nadador malagueño.

"Soltarlo es como empezar de cero. No lo estaba buscando, pero ahora estoy sereno"

Peralta ha batido en ocho ocasiones el récord de España de los 200 mariposa. Suyas son las 12 mejores marcas nacionales en esta prueba. Llegó a Río 2016 con el sueño de meterse en una final junto con Michael Phelps y el sudafricano Chad Le Clos, pero se dio de bruces contra la realidad de unos Juegos. Se acercó a sus mejores tiempos, pero no le fue suficiente como para superar las eliminatorias.

"Después, como muchos deportistas, pasé por una depresión, falta de motivación. No sabes bien lo que quieres", recuerda Carlos. "Yo lo pasé mal y descubrí esa orientación, apoyado por Víctor [Rodríguez, jugador internacional de waterpolo, que también desveló su homosexualidad], que es muy amigo mío. A mí se me ha escupido mucha mierda por la espalda, porque cuando no es público pueden hacerte más daño. Ahora me veo más fuerte, con las ideas asentadas y me doy cuenta de lo que realmente sentía", asegura

A pesar de una progresión casi ininterrumpida (rebajó el récord nacional de los 200 mariposa en tres segundos en tres años), Peralta se vio envuelto en repetidas controversias cuando se quedaba fuera de las grandes competiciones internacionales por escaso margen. Su decisión de sacar adelante una carrera tan exigente como la de Medicina, con sus prácticas que le robaban tiempo para entrenarse, le impidió desarrollar en algunas etapas todo su potencial. Un mínimo paso atrás en su progresión desataban los reproches hacia él.

"Cuando acabaron los Juegos estaba mal emocionalmente. En mi entorno se empezó a achacar todo a que yo era gay. Es verdad que cuesta aceptarte a ti mismo, pero que todo se deba a eso... Lo que antes era justificable, y hasta se me protegía, luego se me echaba en cara", relata.
"Dentro del mundo del deporte, maricón el último. Hay un sentimiento de la masculinidad asociado a ser más válido deportivamente"

El año pasado se quedó fuera de los Mundiales. Su club, el Real Canoe, le rebajó la beca que recibía, y en enero decidió volcarse en finalizar sus estudios. En unas semanas decidirá dónde prosigue su trayectoria deportiva. "Me va a costar recuperar mi nivel, pero por primera vez voy a dedicarme ciento por ciento a la natación", asegura Peralta.

Confía que el paso que ha dado, saliendo del armario, no le afecte negativamente. "Queremos normalizar la situación, pero dentro del mundo del deporte, maricón el último. Hay un sentimiento de la masculinidad asociado a ser más válido deportivamente. Yo ahora tengo una posición en la que ya no se atreverán a decir nada de mí por la espalda, pero sigue habiendo mucho acoso en el deporte", sostiene. "Soltarlo es como empezar de cero. No lo estaba buscando, pero ahora estoy sereno"

Fuente: http://www.marca.com/natacion/2018/0...60a8b4595.html