Trans murcia.jpg
Uno de los productos relacionados con la santería incautados en el piso de Murcia donde se retenían a los jóvenes transexuales. POLICÍA NACIONAL

Las 13 personas que han sido detenidas en varias ciudades de España captaron a las víctimas en Brasil

La Policía Nacional ha desarticulado un grupo, con ramificaciones en diversos puntos del país, dedicado a explotar a jóvenes transexuales en un piso de Murcia, a quienes trajeron a España de forma irregular para obligarles a ejercer la prostitución. Un total de 13 personas han sido detenidas en varias ciudades: nueve en Murcia y cuatro más en Sabadell, Gandia, Denia y Torremolinos. Las edades de los arrestados —de nacionalidad española, colombiana, brasileña, peruana y rumana— oscilan entre los 19 y los 60 años.

La investigación comenzó a principios de año tras la denuncia presentada ante la Policía Nacional en Murcia por una de las víctimas, un joven de nacionalidad brasileña. La víctima explicó a los agentes que un compatriota le había ayudado a llegar a España de manera irregular a cambio de una elevada cantidad de dinero y que, con amenazas y agresiones físicas, le obligó a prostituirse para pagarle la deuda.

Los agentes comprobaron la veracidad de la denuncia y localizaron al líder de esta organización, un brasileño, quien desde España y ayudado por colaboradores, captaba en Brasil a jóvenes en una precaria situación económica, a los que traía a España engañados. Cuando llegaban, les obligaban a ejercer la prostitución en un piso de su propiedad, situado en el centro de la capital de Murcia.

Las víctimas eran obligadas a consumir y vender estupefacientes y, en ocasiones, eran encerradas en las habitaciones, donde les sometían a continuas amenazas graves e incluso a agresiones físicas, según indican fuentes policiales.

El dinero procedente de las prácticas ilícitas era después entregado al responsable de la organización. La investigación permitió determinar que existía un vínculo con los dueños de otros prostíbulos de la misma ciudad y regiones cercanas, con los que intercambiaban víctimas para su explotación sexual.

Las pesquisas policiales llevaron también a identificar al proveedor de cocaína de los prostíbulos, un hombre huido de la justicia por delitos relacionados con el tráfico de drogas. Este individuo era el que llevaba a los establecimientos la sustancia estupefaciente utilizando diferentes vehículos en sus desplazamientos para tratar de evitar la acción policial.

Tras recabar la información, el titular del Juzgado de Instrucción número 8 de Murcia dispuso la entrada y registro simultáneo en tres inmuebles de la capital donde se incautó documentación que confirmaba el paso de las víctimas por esos pisos y de cuatro vehículos, dos de ellos de alta gama.

Además, se intervinieron productos relacionados con la santería y la magia negra, creencias muy arraigadas entre las víctimas brasileñas y con las que se las habría podido coaccionar. Durante los registros y en días posteriores se efectuaron las detenciones de los principales investigados. La autoridad judicial ha ordenado el ingreso en prisión de cuatro de los detenidos, mientras que los nueve restantes han quedado en libertad con cargos.

Fuente: https://elpais.com/sociedad/2018/10/...72_520714.html