heteroflexibles.jpg

La masculinidad se está abriendo, aseguran los investigadores: la mayoría de hombres heterosexuales ya no rechazaría tener una relación con otro varón.

l siglo XXI es el de la "revolución tranquila" de la diversidad sexual. Las relaciones íntimas están cambiando de forma tan profunda y variada que los investigadores necesitan un "reinicio completo" de las teorías, los términos de psicología social y las definiciones de identidades que hemos manejado hasta ahora para describir este proceso de transformación.

Ésta es la tesis de Phillip Hammack, profesor de Psicología de la Universidad de California en Santa Cruz. Según el especialista, este florecer está vinculado a las redes sociales que, por usar un término en boga, han empoderado a los individuos con las sexualidades tradicionalmente definidas como queer ('extrañas') a encontrar comunidades de personas afines y a "desafiar" la norma establecida en lo que a relaciones íntimas se refieren.

Así, se está observando una cristalización de realidades que se alejan de la forma tradicional, monógama y heterosexual, de convivencia: asexualidad, poliamor, identidades de género no binario y transgénero, pansexualidad y las relaciones fetichistas por citar algunos de los ejemplos de Hammack. "Lo considero una 'revolución silenciosa' por cómo se diferencia de las de los años sesenta y setenta del siglo XX, que fueron tan visibles"- explica.

El hecho de englobar las sexualidades alternativas bajo el epígrafe de queer nació en la propia UC de Santa Cruz, recuerda el investigador, con la fundación de la disciplina de la 'Queer Theory' en 1990. Transcurridas casi tres décadas, sin embargo, Hammack aboga por una actualización en el artículo 'Intimidad Queer: Un nuevo paradigma para el estudio de la diversidad en las relaciones' que publica The Journal of Sex Research.

Fuente: https://www.elespanol.com/ciencia/sa...ontent=organic