GettyImages-585884990.jpg

"Hay mujeres en el sistema penitenciario que están siendo alojadas como hombres, agredidas como mujeres y que tienen pocos recursos para detener el abuso".
POR KATELYN BURNS
Febrero 12, 2018
Traducido por Akauali

Imagínese viviendo como mujer durante más de cuatro décadas, siendo arrestada por un delito no violento de drogas y luego arrojada a una prisión para hombres. Esa es la realidad de una mujer trans en Massachusetts, nombrada en los documentos judiciales como Jane Doe, una mujer de 52 años que hizo la transición hace más de 40 años y que el sistema penitenciario del estado ha colocado en una instalación masculina. La organización GLAD (una organización legal sobre el LGBT+) presentó una moción de interdicto preliminar el 2 de febrero en la demanda de Jane Doe contra el Departamento de Corrección de Massachusetts, una agencia que extrañamente decidió alojarla en una prisión para hombres a pesar de que nunca se había socializado como un hombre adulto. La decisión del DOE la ha dejado sujeta a acoso y discriminación a diario. La cuestión de dónde alojar a las reclusas trans ha sido siempre una de los problemas más debatidos sobre la gente trans, y en la mayoría de los casos, las personas trans están potencialmente sujetas a gran cantidad de libertad civil y amenazas físicas, sin importar dónde se encuentren.

Uno de los subproductos de la discriminación de la población trans es que los hace más vulnerables a la detención. Las mujeres trans son más propensas que la población general a estar desempleadas y vivir en la pobreza, ambos factores de riesgo para participar en actividades ilegales. Encontrar empleo puede ser un reto. Como resultado, las mujeres trans que luchan pueden recurrir al trabajo sexual con desesperación para mantenerse a sí mismas. Las mujeres trans también son frecuentemente atacadas por la policía, que a menudo asumen incorrectamente que están realizando trabajo sexual simplemente por parecer que son trans mientras caminan por la calle.

Según un estudio conjunto realizado por el Centro Nacional para la Igualdad de Transgéneros y la Fuerza de Tareas Nacional de Gays y Lesbianas, el 21% de todas las mujeres trans ha sido encarcelada en algún momento de sus vidas, en comparación con una tasa de encarcelamiento del 5% en la población general. Salta a un sorprendente 47% para las mujeres trans negras. Con una probabilidad tan alta de enfrentar el tiempo en prisión, el problema de dónde alojar a las mujeres trans es extremadamente crítico.

La abogada de Jane Doe, Jennifer Levi, ha estado combatiendo la transmisogia inherente del sistema penitenciario. GLAD ha presentado protecciones iguales y reclamos por un debido proceso en nombre de Jane Doe, pero es un reclamo de GLAD en virtud de las leyes de discapacidad para evitar el maltrato de prisioneros trans que se destaca de los demás. Para las personas trans, el principal problema de hacer un desafío legal bajo la Ley de Estadounidenses con Discapacidades es que el "transexualismo" está específicamente excluido de las protecciones bajo la ley.
Sin embargo, un tribunal federal en el Distrito Este de Pennsylvania dictaminó recientemente en Blatt v Cabelas que la excepción ADA para el transexualismo podría ser impugnada por razones constitucionales debido a que la disforia de género es una condición médica diagnosticada, reconocida por todas las principales organizaciones médicas y psiquiátricas, y tiene un Tratamiento establecido. La ADA establece que las condiciones médicas deben ser acomodadas, no estigmatizadas por los empleadores y las agencias gubernamentales.

"Creo que las leyes de discapacidad crean un marco realmente útil para entender cómo el estigma asociado con ciertas afecciones médicas interfiere con la capacidad de las personas para ser parte de instituciones sociales fundamentales", dice Levi. “La disforia de género es la condición médica por excelencia estigmatizada que hace que instituciones como las prisiones ignoren la gravedad de la discordancia de género que enfrentan las personas transgénero. El punto de las leyes federales de discapacidad es garantizar que las personas no discriminen debido a malentendidos de sus afecciones médicas, y eso es exactamente lo que está sucediendo aquí ".

Es ese estigma el que lleva al peor abuso para las mujeres trans en el sistema de correcciones.

"Me cortaron todo el pelo y me encerraron en una celda por 90 días solo porque no querían ponerme con los hombres y no podían ponerme con las mujeres"
.



En la queja de Jane Doe contra el estado de Massachusetts, ella alega una serie de diferentes tipos de abuso, incluido el hecho de ser acosada por guardias varones durante los registros y ser obligada a ducharse con los reclusos varones que la agredieron verbalmente. Además, el personal correccional se niega a usar su nombre o pronombres correctos. Para las mujeres trans en prisión, a menudo es el abuso por parte de los guardias lo que más aborrecen, y ese abuso no se detiene en el malentendido o en las búsquedas inadecuadas. De acuerdo con una encuesta del Departamento de Justicia de 2012, el 16.7% de los y las reclusas trans ha sufrido algún tipo de abuso sexual a manos de un miembro del personal de la prisión.

"No pudieron decidir si [deberían] ponerme con las mujeres o con los hombres, así que me pusieron en una cápsula llamada 'salud mental' donde pusieron [mujeres] transgénero", Lesley Webster, una mujer negra trans de Atlanta, dice de su tiempo en una prisión masculina. "Mientras estuve allí, los policías me faltaron el respeto porque me llamaban 'señor' en lugar de 'señorita'". Pero eso solo empeoró.

Finalmente, fue enviada a un centro de detención de libertad condicional solo para hombres, donde su identidad trans significaba confinamiento solitario. "Me cortaron todo el pelo y me encerraron en una celda por 90 días solo porque no querían ponerme con los hombres y no podían ponerme con las mujeres", dice Webster. Su experiencia es emblemática de la forma en que las mujeres trans experimentan los mismos riesgos que las mujeres cisgénero que son víctimas de la violencia masculina, pero a diferencia de las mujeres cisgénero, las mujeres trans tienen poco o ningún acceso a recursos y apoyo para protegerse contra la brutalidad.

En prisión, Webster buscó la compensación legal de su aislamiento. Pero, según Webster, los guardias le negaron el acceso a los materiales legales requeridos legalmente que podrían ayudarla a presentar una demanda para cambiar su tratamiento. Ella señala que sí presentó una demanda, pero su reclamo fue desestimado porque no conocía la ley lo suficientemente bien como para formar un argumento legal convincente. Añadió que aparentemente solo a las internas trans se les negó el acceso a la biblioteca jurídica.

Las mujeres trans que se encuentran en prisiones masculinas a menudo se encuentran sin una red de apoyo, pero existen organizaciones para ofrecer apoyo a estas mujeres vulnerables. El grupo que más directamente ayudó a Webster fue la Abolición de Prisiones Negra y Rosa, una red nacional de cabildos locales dedicados a brindar apoyo a los reclusos LGBTQ+. "Si no fuera por Reed Miller [en Black and Pink], no lo hubiera logrado porque me hice daño. "Quería salir de allí tan mal [que] intenté suicidarme [dos veces]", dice Webster. "Solía llamar a Reed todos los días y hablar con él por teléfono y él me ayudó durante toda la experiencia".

Como lo demuestra el trato de aislamiento de Webster, este problema no es tan simple como separar a las personas por el pene y la vagina. Hay mujeres en el sistema penitenciario que están siendo alojadas como hombres, agredidas como mujeres y que tienen pocos recursos para detener el abuso. Las activistas anti-trans a menudo citan la seguridad de las mujeres cuando piden que las mujeres trans sean alojadas en cárceles masculinas. De hecho, un grupo de mujeres en el Reino Unido fue capturado manipulando datos para falsificar a un gran porcentaje de mujeres trans en prisión como depredadoras sexuales para justificar el continuo abuso sistemático de las reclusas. Pero la realidad es que las mujeres trans sufren en la cárcel y que todo el sistema necesita una reforma importante.

Para Webster, cualquier otra solución potencial sería mejor que la solitaria: "Me gustaría que me pusieran con las mujeres porque me llevo mucho mejor con las mujeres". Si no me ponen con las mujeres, entonces que me pongan en un dormitorio que sea médico. Si es un dormitorio médico, puedo tratar mejor a esas personas porque son médicos. No me someterían a los chicos, pero tampoco me encerrarían en una celda veintitrés horas al día ".

Con suerte, la demanda de Jane Doe puede ser un catalizador para cambiar el trato cruel que experimentan las mujeres trans encarceladas.


Katelyn Burns es una periodista independiente y mujer trans. Su otro trabajo ha sido presentado para The Washington Post, VICE, Elle, Esquire y Playboy, entre otros. Ella vive en Maine con sus dos hijos pequeños.

Akauali es une transactivista ambulante. La traducción y el arte son sus herramientas de educar a otres.

Fuente: https://fueradelbinarismo.blogspot.c...G15cgu1L4I&m=1