Carmen Maura.jpg
Félix Gómez y Carmen Maura

El dramaturgo Guillem Clua cuenta cómo gestó esta obra para que inspira en el ataque a la discoteca LGTB Pulse, donde murieron más de 50 personas

El 12 de junio de 2016, un hombre armado con fusil semiautomático entró en la discoteca gay Pulse de Orlando y acabó con la vida de más de 50 personas. El ataque fue el segundo tiroteo con mayor número de muertes en la historia de Estados Unidos y el más violento en contra de la comunidad LGBT en ese país. Ese mismo día el dramaturgo Guillem Clua cumplía 44 años y quedó conmocionado. «Yo viví en Estados Unidos, tengo muchos amigos en Miami y me tocó de una manera muy bestia. Fue una llamada de atención para todo el colectivo. Llevábamos unos años instalados en la complacencia de que habíamos conseguido muchas de nuestras metas. Nos podemos casar, en Occidente parece que todo es maravilloso, nos mirábamos un poco el ombligo... pero este atentado rompió nuestra burbuja. Ahí me di cuenta de que el rollo que nos habían vendido de que todo estaba conseguido no era verdad». Por eso, escribió La golondrina, un texto que ahora llega al escenario del Teatro Infanta Isabel, en pleno barrio de Chueca, protagonizado por Carmen Maura y Félix Gómez.

La obra narra el encuentro entre una severa profesora de música y un joven que quiere mejorar su técnica... pero que esconde muchos secretos. Se trata de un melodrama lleno de giros, en los que ambos personajes se enfrentan y la emoción está a flor de piel. «Soy un gran defensor de la emoción en mi obra. Creo que haciendo uso de ella puedes plantear una pregunta o reflexionar de una forma más directa que a través de lo puramente intelectual. Es más efectivo y siempre intento hacerlo así. Aquí creo que me he pasado porque la gente sale muy tocada», explica este dramaturgo que cuenta con obras representadas internacionalmente como Smiley o La piel en llamas.

Carmen Maura y Felix.jpg

Clua, que actualmente se encuentra inmerso en la escritura de una serie, plantea en esta función la siguiente pregunta: ¿Qué nos hace humanos? «No sé de qué van mis obras cuándo las escribo, lo descubro después. A mí me arrastra el argumento, la trama, los personajes... El concepto, lo que quieres decir, está ahí pero se va revelando con el tiempo. Con La golondrina me di cuenta de que escribía una obra sobre el dolor y sobre la polarización que vivimos en la sociedad. Parece que ahora la gente se ha instalado en los extremos y no hay lugar de encuentro en el centro. No hay blancos ni negros. La función aborda todo esto».

El veterano Josep Maria Mestres, que este año ha alcanzado el éxito con Los otros Gondra, dirige esta pieza que supone la vuelta a los escenarios de Carmen Maura, cuatro años después de que protagonizara Carlota, de Miguel Mihura, en el Centro Dramático Nacional. «Nadie podía hacer ese personaje tan bien como Carmen», explica el autor, «primero porque es una actriz monumental, un monstruo de nuestro cine y nuestra cultura, y, segundo, porque es un icono gay desde La ley del deseo. Además, es terriblemente querida y su personaje puede caer tan mal que necesitas a una actriz que se lleve al público con ella». De Félix Gómez, el autor destaca su «humanidad tan complicada de lograr. Es un personaje muy difícil porque debe equilibrar el duelo, la venganza y el dolor».

¿Qué puede aportar el teatro a un momento tan crispado? "Sin la ficción no tenemos herramientas suficientes para entender el mundo. Para mí, es incluso más importante que la propia realidad. La ficción da sentido a la realidad, la ordena, la da un estatus comprensible para la mente humana porque nuestro cerebro no puede asimilar todo lo que nos rodea, es demasiado complejo pero la ficción nos ayuda a ello. Por eso creo que el teatro es tan necesario para plantear preguntas, para focalizar un conflicto y ayudarnos a comprenderlo. Con mis obras, nunca intento dar respuestas porque para eso ya están los que adoctrinan. Para mí, cuestionarnos las cosas es más necesario ahora que nunca".

Fuente:https://www.elmundo.es/metropoli/tea...f278b45a2.html