40 mujeres.jpg

Por Nuria Iniesta

El pasado 9 de marzo, justo un día después del Día Internacional de la Mujer, Celia y Capucine sufrieron un ataque homófobo en Madrid.

La joven pareja paseaba por el barrio de Salamanca a mitad de la tarde. Mientras caminaban, Capucine tuvo un cariñoso gesto con su novia y le dio un beso en los labios. En ese momento, escucharon: “¡Fuera de aquí! Aquí nadie viene a darse el lote, guarras”. Estas palabras provenían del portero de un edificio.

Celia declaró en el diario Público que “como estaba apoyada en la pared, pensé que le había dado al interruptor y por eso se molestó”. Pero no fue así.

A pesar de tener que escuchar estas ofensivas palabras, Celia le respondió con calma y mucha educación: “Ayer, día 8 de marzo, fue un día para revolucionar, para aprender que hay que tratar con respeto a las minorías. Nadie se está metiendo en su vida ni estamos atacando a su persona”.

A lo que el portero respondió: “Me estáis tocando los cojones. Me vais a chupar los cojones, guarras degeneradas”. Al escuchar esto, las mujeres abandonaron el lugar, ya que Capucine sufrió un ataque de ansiedad.

Poco después, Celia volvió a la escena en la que ocurrió todo y le plantó cara a su agresor. “Le dije que le iba a denunciar a la Policía y a varios colectivos LGTB. Tras informarle, él me llamó ‘mamarracha‘ y me lanzó una mochila, aunque no consiguió darme. Previamente se había puesto a unos milímetros de mi cara, levantando el puño de forma amenazante”.

La Policía no pudo actuar en consecuencia debido a que no hubo una agresión física o una amenaza de muerte.

Ahora bien, la Plataforma de Encuentros Bolleros organizó una marcha formada por varias mujeres procedentes de diversas asociaciones.

Como resultado, el martes 12 de marzo, alrededor de cuarenta mujeres se plantaron frente a la garita del homófobo portero para defender a las enamoradas. Una vez allí, entonaron al unísono: “Estamos hasta el culo de tanto machirulo”; “Nos tocan a una, nos tocan a todas”; “España mañana será lesbiana” o “Bolleras somos, bolleras seremos y en el armario no nos quedaremos”. Finalmente, el portero se disculpó con Celia y Capucine.

Fue un acto muy pacífico –recuerda Celia–, yo no conocía a ninguna de esas mujeres y allí estaban para frenar la homofobia e inducir el respeto”. Además, vecinas y transeúntes se unieron a la causa y apoyaron a las jóvenes.

Gracias a todas y cada una de las participantes de este gran acto. Fuimos uno de los millones de granos de arena que luchan cada día para que todos podamos gozar de una mayor libertad”, publicaba Celia en su cuenta de Facebook.
“Es una pena que tengan que pasar estas cosas para que nos unamos. Solidaridad pura y dura por esta causa. Las mujeres nos tenemos que proteger entre nosotras, es el momento”, añade la joven.

Desgraciadamente, no es la primera vez que la pareja sufre un ataque de este tipo. “En Ámsterdam y París también intentaron agredirnos. Nos echaron de un autobús y un tío nos escupió”, recuerdan.

Fuente: https://shangay.com/2019/03/18/40-mujeres-exigen-las-disculpas-de-un-homofobo-portero-al-grito-de-nos-tocan-a-una-nos-tocan-a-todas