etoro-tribu-gay.jpg

La tribu de los Etoro convive en la isla de Papúa situada en Nueva Guinea. El colectivo está conformado por un total de aproximadamente 400 personas que se dedican en grupo a la caza y a la agricultura. Como cualquier otra tribu cuentan con su sistema de creencias, ritos y prácticas relacionadas con la maduración y el paso a la adultez.

Su cultura presenta una gran riqueza, aunque si por algo se caracterizan los Etoro es por promover las prácticas homosexuales entre los hombres relegando las heterosexuales únicamente a la procreación y a la continuación de la especie.

Esta tribu presenta una concepción sobre la sexualidad algo particular. Entre algunas de sus creencias destaca el significado que le otorgan al semen. Según sus creencias, el semen no es creado literalmente por el propio cuerpo sino que los jóvenes deben ser inseminados por otros hombres de edad adulta para que sean más viriles.

Además, según creen, las mujeres deben recibir el semen de otros hombres en su boca después del parto para que estas puedan producir una leche maternal de calidad para los recién nacidos.

El semen en el centro de todo

Según los Etoro el semen presenta un importancia vital. Es por eso por lo que los varones de 12 años adquieren una especie de tutor (hombre adulto) con el que deberán vivir de forma conjunta. Este tutor le proporcionará conocimientos acerca de la caza, el cultivo y además le inseminará a diario para que gane vitalidad y vigor.

Estos jóvenes deberán pasar un tiempo aislados con sus hombres adultos en un territorio restringido para las mujeres y al que ellas no pueden acceder. No es hasta la edad de los 20 años cuando el joven pasa a ser un hombre adulto como tal. En ese momento pasan de ser inseminados a ser inseminadores. Para que este joven pase a considerarse adulto todos los hombres maduros deben eyacular de forma simultánea sobre su boca.

En esta tribu las relaciones heterosexuales se caracterizan por ser realmente poco comunes. De hecho, si se produce algún matrimonio el hombre y la mujer no llegan a convivir bajo el mismo techo. De hecho el marido convive con un joven varón que es con el que practica las relaciones sexuales.

En realidad el papel de la mujer queda muy difuso dentro de esta tribu pues los vínculos afectivos cobran especial protagonismo entre hombres. Algunas de sus prácticas y su forma de vida quedan recogidas en este vídeo. ¡Increíble!

<strong>

Fuente: https://www.thestonewall.es/la-tribu...4lvxZHDSG485so