legislacion-LGTBIQ-Espana-impulsada-mujeres_EDIIMA20190630_0224_4.jpg
40 años de legislación LGTBIQ+ en España impulsada por las mujeres trans

Fueron las mujeres trans las que se enfrentaron a la policía en las revueltas de Stonewall y las que encabezaron las primeras manifestaciones de los años 70 en España, que originaron el movimiento LGTBIQ+, por lo que el colectivo tiene una "deuda histórica" con ellas en la consecución de muchos de sus derechos en estas últimas décadas.

Así lo ha manifestado a Efe Jordi Petit, uno de los primeros activistas LGTBIQ+ de España, que encabezará la manifestación que el 6 de julio recordará en Madrid el 50 aniversario de las revueltas de Stonewall y el año temático "Mayores sin Armarios: ¡Historia, Lucha y Memoria!", en el marco de las celebraciones del Día Internacional del Orgullo que se conmemora este viernes.

"No solo hay una deuda, sino también un reconocimiento histórico" al papel de las personas trans cuando se recuerdan los derechos adquiridos desde la transición en España, asegura Petit, que destaca el cambio legal que supuso para el colectivo la Ley de Arrendamientos Urbanos de 1994.

Equiparó el derecho de subrogación de vivienda al cónyuge o "a la pareja que vive en una situación análoga de afectividad, independientemente de su orientación" y con una "sencilla frase", subraya Petit, permitió que el concepto se extendiese a otras leyes y fuera la inspiración de todas las referidas a parejas de hecho que despegan a partir de los noventa.

"Cuantas veces al volver de un funeral la pareja se encontraba con la cerradura cambiada y todas sus pertenencias tiradas en la escalera porque la familia del difunto se apropiaba de todo", ha rememorado el presidente honorífico de la Coordinadora Gai-Lesbiana de Cataluña, que también ha destacado el "momento álgido" que se vivió en 2005 con la Ley del Matrimonio Igualitario del expresidente José Luis Rodríguez Zapatero.

Una ley que dio pie a las personas trans a demandar otra que reconociese sus derechos, entre ellos los sanitarios, como recuerda el Vicepresidente de la Federación Estatal de Lesbianas, Gais, Transexuales y Bisexuales (Felgtb), Mané Fernández.
"Para hacer un cambio registral había que recurrir a la cirugía, cuya autorización dependía de hasta cinco médicos forenses y un juez", señala Fernández, al recordar que esta nueva norma llegó en 2007, con el nombre de Ley de Identidad de Género.
Esa norma permitió a la diputada socialista en la Comunidad de Madrid, Carla Antonelli, cambiar su nombre en el DNI, aunque en la actualidad se considera "obsoleta" y la Felgtb reclama su reforma para facilitar los trámites de cambio de nombre y de sexo, al tiempo que se demanda una Ley Estatal de Igualdad Trans.

"Fui la primera que inauguré el libro del Registro civil y me lo sacó Uge Sangil (actual presidenta de la Felgtb), que trabajaba allí)", recuerda la política, para quien ese hecho supuso "dejar de ser un mono de feria" cada vez que presentaba su documentación.

Antonelli, que también es una de las "invitadas" a la pancarta de la manifestación, insiste en que se han librado "muchas luchas para llegar hasta aquí", desde que se modificara en 1954 la republicana Ley de Vagos y Maleantes para introducir explícitamente las conductas homosexuales en su articulado.

"Proporcionalmente las personas trans fuimos más carne de cañón que los gais porque éramos más visibles", asegura la socialista, que recuerda "aun con más horror", su derogación en los años 70 para dar paso a la Ley de Peligrosidad social", que pretendía "ser correctiva y de reeducación".

"Se nos mandaba a penales o a campos de trabajo forzados similares a los de concentración", destaca Antonelli, al explicar que aunque la Ley fue derogada en 1979, "la transexualidad y la homosexualidad" siguió penada "con persecuciones y detenciones arbitrarias hasta 1987" y hasta los años 90 no se dio "el primer curso sobre abusos policiales contra el colectivo".

"La celebración del Orgullo es la conmemoración de la consecución de estos derechos", insiste, y advierte a los partidos que quieren revertirlos de que "no conocen al colectivo "si creen que hemos llegado hasta aquí para volvernos a meter en una cueva".

Olivia Alonso y Alberto Domingo

Fuente: https://www.eldiario.es/sociedad/leg...915508652.html