Memorias-de-mi-cuerpo-una-película-de-un-joven-que-rechaza-la-masculinidad-990x632.jpg

El género lo complica todo, al menos para unas personas.
En la sociedad el género dicta cómo vivimos nuestras vidas. La imagen que proyectamos generalmente está alineada con la imagen con la que nos cargaron al nacer, pero a veces estas dos cosas se vuelven disonantes, lo que hace que la persona sea abstracta ante los ojos de un público vicioso, y hace que la vida sea mucho más difícil. En Memorias de mi cuerpo, ese es el caso, ya que Juno, un joven indonesio de repente se encuentra en desacuerdo con todo lo masculino, y gravita hacia actividades que podrían considerarse más femeninas.

Con base a la narrativa de la historia, Juno es solo un niño cuando su padre lo abandona en su aldea al centro de la isla de Java. Ahora estando solo, se une a un centro de danza Lengger donde los hombres le dan forma a su apariencia y movimientos con expresiones femeninas.

Pero la sensualidad y la sexualidad que provienen de la danza y los cuerpos, mezclados con el violento ambiente político y social de Indonesia, obligan a Juno a moverse de aldea en aldea. En su viaje, Juno recibe atención y amor de sus profesores de baile, su extraña tía, su viejo tío, un guapo boxeador y un bailarín Warok, pero también tiene que enfrentar él solo dentro de su cuerpo la guerra de identidad.

El director Garin Nugroho se ocupa de contar muy bien la historia al estructurar su narrativa en viñetas cortas, que representan los recuerdos mencionados en el título. Antes de que comience cada uno de estos pasajes, hay un breve monólogo de Juno a su edad actual que ofrece esencialmente un poema de palabra hablada sobre su cuerpo.



Fuente:https://www.revistazero.es/memorias-de-mi-cuerpo-una-pelicula-de-un-joven-que-rechaza-la-masculinidad/