circuit-barcelona-2019-990x557.jpg

La edición más lúdica regresa con 11 días y noches de fiestas que atraen a 70.000 participantes

El 70% de asistentes son extranjeros llegados desde 80 países

Desde hace más de una década el paisaje urbano de Barcelona en agosto se tiñe de arcoiris en algunos barrios por obra y gracia de un festival -más lúdico que nunca– que ha marcado a fuego el calendario vacacional de gays y lesbianas de todo el mundo. Se cuentan por miles los viajeros llegados desde hoy jueves -de 80 países– para sucumbir a los 11 días (y noches) de ajetreo del Circuit. Una cita que este año ha eliminado otras actividades complemantarias del programa principal (se mantienen en el de chicas, Girlie), y que para muchos participantes llegados de países sin libertad sexual supone una salida del armario en toda regla en una ciudad tan ‘gayfrinendly’ como la capital catalana.


El territorio donde más manifiesta es la llegada masiva de participantes LGTBI (lesbianas, gays, transgénero, bisexuales e intersexuales) es obviamente el llamado Gaixample (en la Antiga Esquerra del Eixample), donde estos días algunos comercios y restaurantes refuerzan plantillas para afrontar la afluencia de potenciales clientes.


En la práctica, el Circuit es tan gran grande y concurrido que entre los abonados (lo más vendido es el pase para todas las fiestas) se alinean tanto presupuestos muy holgados con hambre de hedonismo como participantes que han ahorrado todo el año para escaparse unos días al festival gay más potente de Europa. En el programa se les recomienda medio centenar de locales (desde tiendas a peluquerías, restaurantes y saunas) donde sin duda su paso se deja notar en caja, como era patente hoy. «Hemos reforzado algunos turnos y añadido algunos platos saludables para los que más se cuidan», explicaban en un bar que ya notaba el desembarco.



Fuente: https://www.revistazero.es/el-macrofestival-gay-circuit-vuelve-a-tomar-barcelona/