Alexander Gauland.jpg
Alexander Gauland, copresidente de AfD, en un acto de campaña en Bautzen (Sajonia). Robert Michael Getty

El muro cayó hace 30 años con la gente de la República Democrática de Alemania (RDA) manifestándose en las calles. Ahora, toca rebelarse de nuevo, esta vez, votando al partido protesta. Ese es el mensaje que la extrema derecha alemana, AfD (Alternativa por Alemania), ha logrado inocular en el Este, en un momento decisivo para la política alemana.

La clase política contiene la respiración ante un posible triunfo de los ultras por primera vez en un Estado federado, lo que pondría a prueba el hasta ahora implacable cordón sanitario contra ellos y complicaría en extremo la formación de un Gobierno alternativo. Un apoyo masivo a AfD, como apuntan las encuestas, pondría además de relieve que la frontera invisible que separa al este del oeste del país, hábilmente explotada por los ultras, sigue vigente tres décadas después de la reunificación.

Carteles de AfD, pero también otros que dan las gracias al líder ultraderechista italiano Matteo Salvini decoran la sala en la que a las siete de la tarde del jueves se han dado cita cerca de un centenar de simpatizantes del partido. La mayoría son hombres y muchos mayores, que encuentran consuelo a su descontento en las arengas simplistas de los ponentes. “Aquí todos somos antiguos ciudadanos de la RDA. Estamos acostumbrados a estar en contra de lo establecido”, explica Anka Thust, una asistente de 78 años.

AfD ha logrado erigirse como el partido-portavoz del descontento en el Este, capaz de sintonizar con el malestar de los que se sienten agraviados y poco recompensados pese a los esfuerzos que les impuso la reunificación y la adaptación a la nueva realidad occidental. AfD capitaliza una brecha que en parte es real: los trabajadores cobran de media 650 euros brutos menos en el Este, donde el PIB per cápita suma apenas el 73% de la media de todo el país, mientras que sus ciudadanos están claramente infrarrepresentados en las instituciones del Estado.

A esa convergencia que no acaba de llegar se le añaden miedos, anhelos y frustraciones que a menudo circulan por avenidas mentales, ajenas a las cifras y exacerbadas por los ultras. El desprecio a la corrección política, a las élites berlinesas y el rechazo al extranjero terminan de cementar el apoyo al partido-protesta.

Resume bien esa amargura un parroquiano de un bar de Naunhof (cerca de 8.000 habitantes en el Estado de Sajonia), que piensa que “a los antiguos ciudadanos de la RDA” les “han tomado el pelo”. “En 1989 íbamos a manifestarnos los lunes por la libertad y ahora, nos encontramos con una televisión pública que es pura doctrina porque están en contra de AfD”, sostiene Jorg Schmidt, electricista de 45 años y simpatizante de la ultraderecha, que hasta 2015 votó a los socialdemócratas, pero que ya no les apoya porque “se echaron a los brazos de Merkel y se olvidaron de los trabajadores”.

Piensa, como tantos otros, que las pasadas elecciones europeas fueron otra decepción más, que acabó con la exministra de Defensa conservadora Ursula von der Leyen como presidenta de la Comisión Europea cuando ni siquiera era candidata. “¿Para eso votamos?”, se pregunta a modo de constatación de que la democracia actual es tan deficiente que requiere de un revulsivo del calibre de AfD. Pero Schmidt se queja sobre todo de que en Berlín no les escuchan: “Los políticos del Oeste vienen poco a hablar con nosotros. No conocen nuestra realidad”. Mientras habla apoyado en la barra del bar, un hombre se acerca para darle su tarjeta. Es un miembro de AfD, que ha escuchado lo que decía y le transmite que el partido está ahí, para lo que necesite.


Una alternativa imposible


Sajonia es el bastión de AfD. El Estado sigue siendo muy dependiente del carbón y la generación energética, de ahí su rechazo a la apuesta del Gobierno central por las energías limpias. Los seis municipios de toda Alemania en los que los ultras obtuvieron un mejor resultado (entre el 35% y el 29%) en las pasadas elecciones generales se encuentran en este Estado. Aquí, AfD podría incluso arrebatarle el liderazgo a la CDU de la canciller Angela Merkel, lo que forzaría probablemente a tres o hasta cuatro partidos a aliarse para formar un Gobierno alternativo a la extrema derecha. La CDU lleva gobernando Sajonia desde la reunificación.

Brandeburgo, otro Estado del este de Alemania, celebra elecciones ese mismo día. El SPD ha ocupado la jefatura del Gobierno regional durante 29 años y ahora, según las encuestas, podría obtener el peor resultado de su historia. Semejante derrota se sumaría a la sangría electoral que encadena un partido en horas muy bajas y que se encuentra descabezado en el ámbito federal y en caída libre en las encuestas. El 1 de septiembre, el día de los comicios en Sajonia y Brandeburgo, expira el plazo para que los posibles candidatos a presidir el SPD se presenten.

Poco después, en octubre, le toca pasar por las urnas a Turingia, otro Estado federado del Este y bastión de Björn Höcke, el líder indiscutible del ala dura de AfD. Juntos, los tres Estados suman apenas ocho millones y medio de habitantes, en un país de 82 millones. Su importancia numérica es muy relativa, pero las señales políticas que emerjan de esta traca electoral resonarán con especial fuerza en un país que vive una prolongada transición política con el anunciado final de la era Merkel.


Riesgo de división en el seno de AfD


No solo los partidos tradicionales se la juegan en el Este. Frente a las luces de neón de las encuestas, cunden los temores de que un posible éxito de AfD sea a la vez el fracaso de un partido con serias grietas internas, como reconocen fuentes de la formación ultra. Porque un triunfo en el Este sería mérito incuestionable del ala más dura del partido, que amenaza con hacerse fuerte en todo el país. Si los duros triunfan, los considerados moderados temen incluso que el partido acabe por partirse. Por eso, esta ristra de comicios regionales de otoño determinarán también en buena medida la identidad de AfD, el primer partido de la oposición en Alemania, que en las pasadas generales logró hacerse con el 12,6% de los votos.

Fuente: https://elpais.com/internacional/201...ccAxThB-qGFMUg