Montse_rutaLGTBI_014-1200x374.jpg

TEXTO: YERAY S. IBORRA | FOTOS: MONTSE GIRALT
22 agosto, 2019

El Centre LGTBI de Barcelona organiza paseos, proyecciones y una exposición fotográfica para recuperar la memoria del colectivo en la capital catalana. El equipamiento municipal muestra las conexiones entre Barcelona y Stonewall

La escena es homologable a la de cualquier otro paseo turístico: curiosos, con la mandíbula floja, boquiabiertos ante las explicaciones del guía; cámaras disparando sin descanso o, en su defecto, móviles de gama alta que comparten fotos en grupos de WhatsApp. Y botellas de agua destapándose al unísono, para no achicharrarse. En la capital catalana, instalada en el imaginario de medio planeta como una ciudad con muchos puntos de interés, se suceden las rutas turísticas. Pero esta es diferente, al menos en aquello que destaca. El Centre LGTBI de Barcelona organiza este verano varios paseos que no pretenden resaltar las joyas del modernismo, rincones con encanto del casco antiguo o los mercados del centro, sino que quieren recuperar la memoria de las luchas de ese colectivo en la ciudad.

La actividad de este sábado de verano, un paseo que resalta la memoria de la persecución del colectivo LGTBI, se enmarca en el ciclo #BarcelonaStonewall, 50 años de orgullo y liberación. Se trata de una serie de eventos gratuitos con los que el equipamiento municipal, inaugurado la legislatura pasada durante el Gobierno de Barcelona en Comú, quiere conmemorar el aniversario de la revuelta de Stonewall, el nacimiento del movimiento LGTBI a escala internacional. Las manifestaciones contra la redada policial que tuvo lugar la madrugada del 28 de junio de 1969 en un pub llamado Stonewall Inn, en el barrio neoyorquino de Greenwich Village, se consideran la primera vez que el colectivo LGBTI luchó contra la discriminación social, policial y política. Por eso los disturbios de Stonewall se consideran el primer precedente moderno de movilización de la comunidad.

La efeméride ha llevado al centro a recuperar la memoria de dicho evento, una excusa para cuestionarse también cómo empezó a alzar la voz el colectivo en Barcelona, destacan los organizadores. El eje conductor de #BarcelonaStonewall es una exposición que se completará en las próximas semanas con las citadas rutas y algunas proyecciones de cine.

De Stonewall a Barcelona

La muestra, visitable hasta octubre en el Centre LGTBI de Barcelona, ubicado en la calle Comte Borrell 22, se ha realizado con material fotográfico proveniente del Centro de Documentación de la LGBT de Nueva York, el Archivo Municipal de Barcelona y la colección de la fotógrafa barcelonesa Colita. A través de una treintena de imágenes, la exposición muestra las primeras manifestaciones que se empezaron a organizar en Nueva York un año después de la redada policial en el Stonewall Inn, conocidas como el Christopher Street Liberation Day, así como otras expresiones de activismo y movilización incipientes en torno a la lucha por los derechos LGTBI.

La exposición también incluye imágenes de la histórica manifestación del colectivo LGTBI de Catalunya que tuvo lugar en 1977 en la Rambla de Barcelona. A partir de material histórico conservado en el Centro de Documentación Armand de Fluvià y el Centro de Documentación de Ca la Dona, la muestra contextualiza el ambiente político y social en el que se llevó a cabo esa primera protesta, y establece –según los organizadores– “un paralelismo con el caso neoyorquino para retratar cómo Barcelona y Nueva York han sido históricamente referentes de la lucha por los derechos civiles y plataformas de visibilidad de los colectivos que han hecho de estas metrópolis los escenarios de sus reivindicaciones”.

“A pesar de la situación que se vivió en España en el tardofranquismo, Barcelona era también un referente de libertad. Y lo fue especialmente tras la convocatoria de la primera manifestación del Front d’Alliberament Gay, una marcha a la que se unió toda la diversidad LGTBI, así como el conjunto de organizaciones de izquierdas de aquel momento”, relata João França, periodista y autor del documental El fil rosa (2018), que recuerda, además, el impacto que la convocatoria de la capital catalana tuvo incluso en Estados Unidos, como mostró la película Milk(2008). Estrenada en España como Mi nombre es Harvey Milk, relataba la historia de este político de San Francisco, férreo defensor de los derechos civiles de los homosexuales. En el filme, uno de los protagonistas ensalza la lucha de los gays de Barcelona en los setenta.


Curiosidades calle a calle

La exposición fotográfica De Stonewall a Barcelonano será la única inmersión que el Centre LGTBI realizará en la recuperación de los orígenes de la lucha del colectivo en Barcelona. El ciclo #BarcelonaStonewalltambién propone varias rutas temáticas coordinadas por el historiador Leopold Estapé. La primera, La memoria de la persecución, tuvo lugar a finales de julio y, según destaca el guía, fue un “éxito de público”. “Había gente de todas las edades, y no sólo personas del colectivo”, matiza. Para Estapé, experto en historia LGTBI y hacedor habitual de paseos turísticos sobre esta temática, lo más importante es la inclusión: de poco sirve hacer un recorrido si todos los que escuchan ya se saben la historia, defiende. “Estas rutas van dirigidas al conjunto de la población de Barcelona, ??no sólo al colectivo LGTBI. Intento utilizar referencias literarias y llevarlos a una realidad de hace 40 años, algo que quizá desconocen. Tengo que acercarlos a los relatos”, ahonda Estapé. Citas, anécdotas y referencias pop, todo cabe en la maleta de Estapé para hacer llegar su mensaje a la gente.

“Había mucha gente joven. ¡Y chicas!”, exclama el historiador, y lo aclara: “Una de las grandes dificultades es explicar la vida de las lesbianas. Si por algo se ha hecho fuerte esta ciudad es porque las mujeres querían ser libres. Pero, en cambio, olvidamos a las mujeres lesbianas”. El objetivo pasa, según el experto, por rascar en lo alternativo dentro del propio colectivo, que en este caso es la lucha de las mujeres lesbianas por su reconocimiento.

El paseo, que transcurrió en un ambiente distendido, permitió al historiador –y a las casi cuarenta personas que le acompañaron– atajar los escenarios más notables de la memoria colectiva de la diversidad sexual y de género en la ciudad: las cárceles, los conventos y, también, los burdeles. Estapé aprovechó para -hablar de personajes tan dispares como la Candela –nacida en Sevilla, instalada en Barcelona y a quien le aplicaron la ley de vagos y maleantes por salir a la calle maquillada con colorete y pintalabios en 1960–; Rafael de León –autor de la letra de Ojos verdes, amigo del cantante homosexual Miguel de Molina y habitual de la noche barcelonesa de los años 30–; Jean Genet –autor de Diario de un ladrón, ambientado en el Barrio Chino de los 40 y en el que se empieza a usar el término carolinaspara referirse a los travestis– o el mismísimo Pablo Picasso –que inmortalizó a Las señoritas de Avignon, en referencia a un prostíbulo ubicado en la calle Avinyó, y del que se recuerda un intenso romance con un joven de su edad en Horta de Sant Joan–. El guía dedicó especial atención a la glorieta de la transexual Sonia Rescalvo –en el parque de la Ciutadella–, asesinada en un crimen de odio a principios de los años 90 y que trabajó en el Teatre Arnau.

De hecho, Estapé podrá ahondar en la historia de Sonia en el próximo tour, que tendrá lugar a mediados del mes de septiembre. La Barcelona trans–así se llamará la ruta– propondrá un itinerario que saltará por diferentes épocas históricas para reconstruir la aportación que los referentes trans han hecho a lo largo de los años, desde la Barcelona del siglo XVI hasta bien entrado el siglo pasado. Estapé se detendrá, por ejemplo, en el transformismo del Paral·lel, una zona de Barcelona especialmente fructífera para el historiador, que en más de diez años realizando este tipo de visitas ha confeccionado un listado de unos cien puntos de interés. “Este año ha sido con el tema de Stonewall, pero también estaré liado con los 40 años de la despenalización de la homosexualidad: se ha hecho una exposición que ha pasado por varios centros cívicos”, recuerda.

Los recorridos del Centre contemplan una última actividad: la Ruta literaria LGTBI, que se hará a principios de octubre con 14 referencias literarias y localizaciones relacionadas con textos y experiencias de vida de autores como Federico García Lorca, Anna Maria Moix, Josep Maria de Sagarra o Gabriel J. Martín. Las rutas de Estapé se encuentran en un lugar preferente de lo que se ha venido a llamar paseos críticos. Pero no es la única propuesta del estilo en la capital catalana: desde 2012, existen las Rutas de la Barcelona Rebelde, cuyos ejes son las mujeres, la memoria histórica o la movilización antifranquista. Son tours privados, paseos que buscan entretener, pero también concienciar. Otra forma de aprender mientras se hacen piernas.

Fuente: https://temas.publico.es/el-quinze/2019/08/22/una-ruta-por-los-origenes-de-la-lucha-lgtbi/?doing_wp_cron=1566737067.9593329429626464843750&f bclid=IwAR1C-Y2uXck2C5e8LjLsQKsCzDi8Hcg3GKVxjG5DRPgntw_1T6W4hmp fNxY