Madrid, 17 de mayo de 2006
Día Internacional contra la Homofobia y Transfobia

El PSOE pide que se declare el 17 de mayo Día Internacional contra la Homofobia y la Transfobia

El PSOE quiere sumarse a la iniciativa impulsada por la ILGA, asociación Internacional de lesbianas y gays en más de 40 países, para que el Alto Comisionado de Derechos Humanos y la Comisión de Derechos Humanos de la ONU declare el 17 de mayo Día Internacional contra la Homofobia y la Transfobia.

El PSOE en el año 2005 inició una campaña dirigida a que los grupos socialistas presentaran mociones en sus respectivos Ayuntamientos para luchar contra la discriminación de homosexuales y transexuales; hoy podemos decir que más de 200 ayuntamientos han aprobado esta moción, que también incluye el apoyo de estas corporaciones locales a la declaración del día internacional contra la homofobia y la transfobia.

Nuestro país ha avanzado mucho en los últimos dos años en la extensión de derechos de lesbianas, transexuales y gays, mediante el reconocimiento del derecho al matrimonio entre personas del mismo sexo, la próxima ley de identidad sexual, la inclusión en el borrador de la ley de asilo de la causa de persecución por razones de orientación e identidad sexual… pero siguen produciéndose casos de homofobia y transfobia que requieren del apoyo de todos los poderes públicos para su erradicación.

En otros países, miles de homosexuales, transexuales y bisexuales, siguen siendo perseguidos, agredidos y asesinados, simplemente por su orientación e identidad sexual; es necesario que las organizaciones internacionales y los países que luchan contra estas violaciones de los derechos humanos creen mecanismos para evitar las mismas y perseguir a sus instigadores. Por ello el PSOE considera necesario que la ONU declare el 17 de mayo como Internacional contra la homofobia y la transfobia.

En nuestro país es necesario que el Gobierno, las Comunidades Autónomas y Ayuntamientos, creen planes que contribuyan a la erradicación de la homofobia y transfobia en el ámbito social, laboral y educativo, así como cuenten con dispositivos de asistencia y atención para personas que sufran discriminación por razón de su orientación e identidad sexual.

Toda la sociedad debe estar implicada en la resolución de esta grave violación de los derechos humanos. Así lograremos una sociedad más igualitaria y a la vez más diversa, en la que cada uno pueda desarrollarse con independencia de su orientación e identidad sexual.