ENTRE TINIEBLAS

Adán y Eva

(Firma: JORGE CASANOVA)
ESTA MISMA semana, el arzobispo de Burgos resolvía de un plumazo y con una lógica aplastante la siempre polémica y espinosa cuestión gay. Y lo hizo en A Coruña marcando un hito en la historia científica de la ciudad. Don Francisco Gil Hellín, que así se llama el prelado, expuso la cuestión de una forma imbatible: ¿Existiríamos ahora si Adán y Eva hubieran sido homosexuales?

Cambio de párrafo para establecer una pausa necesaria para la reflexión: ¿existiríamos? Cada uno puede pensar lo que quiera, pero podría considerarse que la brillante pregunta parte de una premisa falsa. Es decir, Adán y Eva son los personajes de un cuento, que a unos les gusta más y a otros menos. Pero los cuentos, sólo son cuentos, aunque tras miles y miles de años de historia y evolución científica, aún existan responsables educativos que propugnen enseñar ese cuento en el colegio con todas las consecuencias.

También podría ser que la ciencia esté buscando respuestas falsas para ocultar la Verdad, para tapar que lo de Adán y Eva no fue un cuento y sí el origen de todos nosotros y, por tanto, hay que felicitarse que la cuestión gay no estuviera ya en nuestros primeros padres, porque de aquella no había donde adoptar. Ahora bien, si Adán y Eva fueron el origen y tuvieron dos hijos varones... ejem... ¿cómo continuó la evolución de la especie? Que me perdonen, pero tuvo que ser a través de algún tipo de incesto reiterado y no quiero seguir porque, de tanto cruzar la misma sangre, la humanidad existiría, sí; los homosexuales también y, además, estaríamos todos tarados