Fuente: socialistes.org

Amor gai en una telenovel.la cubana

Una telenovela cubana ha roto todos los niveles de audiencia y despertado una enorme polémica en las calles, se trata de "El lado oscuro de la luna", su secreto es que toca un tema hasta ahora tabú en la televisión cubana, la homosexualidad.

Amor gay en telenovela cubana. Por Fernando Rasverg – (BBC Mundo, La Habana) Una telenovela cubana ha roto todos los niveles de audiencia y despertado una enorme polémica en las calles, se trata de "El lado oscuro de la luna", su secreto es que toca un tema hasta ahora tabú en la televisión cubana, la homosexualidad. Según personal de la televisión, la audiencia es equivalente a la de "Roque Santeiro", la telenovela brasileña más popular en la historia de Cuba y, sin lugar a dudas, despierta mucho más debate que ella. En los centros de trabajo, de estudio y en los barrios no se habla de otra cosa, a pesar de que muchos hombres afirman, indignados, que no ven esa novela en la que un señor casado se encuentra a si mismo a través de la relación sexual con un amigo. Ésta es la primera vez que la televisión se atreve a tocar este tema. Ni siquiera se transmitió la película "Fresa y Chocolate", un clásico del cine cubano que trata la marginación de los homosexuales en Cuba. "Crimen" y castigo En "El lado oscuro de la luna" se expresan ideas como: "Cuando la gente aprenda a valorar a los demás por lo que llevan adentro y no por la forma en que se visten o por con quien se acuestan, entonces sí se podrá hablar de sentimientos verdaderos".

"El lado oscuro de la luna" La telenovela muestra lo que debe enfrentar un hombre bisexual en la Cuba actual, incluidos el desprecio de su esposa, la repulsa de sus amigos y el rechazo de sus padres. Yaser, el personaje bisexual, dice que "todo por lo que me sacrifiqué, se acabó" y su amigo y pareja le responde que lo entiende: "Yo también perdí el cariño de papá y de mis hermanos". Diálogos como éstos son los que han despertado la polémica porque en la telenovela los dos hombres no mantienen ningún contacto físico "para evitar herir la susceptibilidad de los telespectadores". Razones Sin embargo, muchos son los que de todas formas se sienten heridos, entre ellos varios de los miembros de un grupo de jubilados que descansaban en un parque de La Habana. Muchos hombres dicen que no ven la telenovela porque trata temas "groseros". "Yo no la veo, mi mujer sí, a mí no me gusta por las groserías que dicen", le dijo a BBC Mundo uno de ellos. Otro explicó: "Yo no me acabo de acostumbrar porque la cultura que nos dieron cuando muchachos era otra tipo de moral, por lo que esta telenovela choca conmigo". Entre quienes defienden la telenovela, algunos tienen razones sorprendentes, como Raimara Casas: "Muy bien para que el pueblo se documente, para que los jóvenes no se engañen ni caigan en nada de eso, en esa cosa de homosexual".

De todas formas, están los que creen que es bueno que se aborde el tema porque "es importante, muestra una apertura en un tema que incluso en las telenovelas extranjeras no se profundiza", nos dijo María Nora. Ficción y realidad Lahera siente que, de alguna manera, está viviendo la discriminación sexual. El actor Rafael Lahera, quien encarna el papel del hombre bisexual, le expresó a la BBC que se trata de un paso de avance de la televisión cubana que "se toque un tema tan delicado en una sociedad tan machista". Sin embargo, él ha pagado un precio por su papel. "He tenido que soportar que me miren como un gay", nos comenta. También dice que ha perdido trabajos porque no quieren darle "ese personaje a un gay", incapaces de diferenciar el actor del personaje. Discriminación Esta discriminación no es rara en un país donde en los años 60 y 70 se metían presos a los homosexuales en granjas de trabajo, por las que incluso pasaron más de una importante personalidad de la cultura o la religión. Casas cree que la telenovela es buena para que los jóvenes no caigan en la homosexualidad. Aún hoy se margina socialmente a los homosexuales, la policía hostiga a los travestis por vestirse de mujer y el gobierno no quiere autorizar la operación de cambio de sexo de los transexuales. Esta telenovela tal vez pueda contribuir a eliminar un poco de esa homofobia que ha condenado a muchos cubanos a abandonar la isla o a vivir durante décadas marginados en su propio país. Fuente: Sentido G.