fran-alvarado-mr-gay-shangay-coronavirus-covid19-shangay2.jpg

Francisco José Alvarado es médico de Familia en el Centro de Salud de Lavapiés y uno de los sanitarios que ganó al Covid


Hace un año, Francisco José Alvarado trabajaba como médico de Familia en el Centro de Salud Lavapiés haciendo una sustitución. Hoy, Francisco José Alvarado continúa como médico de Familia en el mismo centro, haciendo otra sustitución. De sustitución en sustitución, una muestra de que nuestro Sistema Nacional de Salud (SNS) no ha cambiado mucho en el último año.

Hacen falta recursos humanos y recursos materiales. Prueba de ello es que este médico de Familia, que ha sido galardonado con el Mister Gay World Pride este 2020, es uno de los profesionales sanitarios que han estado infectados por el coronavirus Covid-19.

El 10 de marzo empezó a tener síntomas, prácticamente al inicio de la pandemia. "Los empecé a notar estando de guardia en el Hospital de El Escorial. -compagina este trabajo con la consulta en el Centro de Salud de Lavapiés- Empecé con tos seca, pero estábamos en un momento de histeria colectiva tal que no le di mucha credibilidad".

Al día siguiente la tos se unió a un cansancio generalizado: "Estaba muy cansado y con dolores musculares. Pero claro, saliendo de una guardia de 24 horas es normal que tengas esa sensación de que te han dado una paliza. Y es difícil diferenciar ese cansancio habitual con los síntomas".

Sin embargo, al poco tiempo hicieron acto de presencia dolores "muy concretos, dolor de cabeza, diarrea... Por suerte contábamos con un kit PCR en el centro de salud y el 12 de marzo me sometí a la prueba". La prueba dio positivo.

19 días en cuarentena


Alvarado, que vive en un piso compartido, mantuvo la cuarentena en su habitación durante 19 días. Los seis primeros, con síntomas. "Cuando se lo dije a mi abuela se puso a llorar. Se sabía poco de la enfermedad por aquel entonces y había miedo a la incertidumbre", cuenta.

Este médico de Atención Primaria aprovechó el tiempo en cuarentena para contar en Instagram su experiencia como paciente y responder a las dudas de los usuarios. El 31 de marzo le hicieron otra vez la prueba y dio negativo, por lo que pudo volver a trabajar. El 3 de abril se incorporó a la consulta.

Mister Gay World Pride


Francisco quedó segundo en el Mister Gay World Pride de 2019. Este año, ante la imposibilidad de celebrar el certamen, la organización ha decidido darle el primer puesto. Conoció la noticia poco más de un mes después de su reincorporación al trabajo, el 13 de mayo.

"Estaba en el centro de Salud cuando me lo dijeron. Lo cierto es que es una inyección de aire fresco en las circunstancias que estamos viviendo. El tema del coronavirus está afectando mucho a nivel sanitario y está desgastando la gestión y la política. Vemos que se está incendiando a la población, a los sanitarios. Estamos enfrentados por las ideologías".

Combatir la homofobia, también desde sanidad


"En mis seis años de experiencia nunca había tenido que visitar a tantos pacientes tan malitos a diario"



Un día antes de que se celebrase la entrevista fue el Día Internacional contra la Homofobia. "Hay que seguir trabajando contra ella en sanidad y en general. No es exclusivo del ámbito sanitario. Ayer hacia 30 años que la Organización Mundial de la Salud (OMS) descatalogó a la homosexualidad de las enfermedades mentales. Hoy, en 2020, se sigue hablando de terapias conversivas para curar la homosexualidad", denuncia.

Reconoce que participar en el concurso de MIster Gay World Pride le ha conllevado problemas: "Este tipo de certámenes, esta actividad lúdica puede cuestionar tu profesionalidad, no eres el modelo sanitario que destaca con cosas que tienen que ver con la profesión. Hay personas que cuestionan esto, que trabajes además en algo que se desmarca de la Medicina. Pero es que aquí también hay una gran labor comunitaria, de educación a la población".

Francisco reconoce que "hay profesionales sanitarios que no son capaces de apartar sus juicios morales" y que "eso coacciona mucho" al paciente homosexual que va a la consulta por alguna cuestión de salud sexual, un derecho reconocido por la OMS. "La sexualidad y las drogas son un tabú social. Una minoría del colectivo consume drogas y hace prácticas sexuales de riesgo y ya se lo extrapolan a todos, cuando además no es algo exclusivo de los homosexuales".

Volver al centro de Salud

Aparte de ganar el Mister Gay World Pride, Francisco José Alvarado se ha encontrado con otras novedades en su regreso al centro de Salud. Entre ellos, el impulso de la telemedicina. Aunque confiesa que no se siente muy a gusto con ella. "A mí me gusta la comunicación y telefónicamente pierdes muchos datos clínicos que no puedes deducir. De hecho, hemos tenido algún caso que durante la conversación el paciente no parece tener dificultad respiratoria, y es que se tolera muy bien la baja saturación de oxígeno. Los pacientes no comentan la sensación de ahogo". Además, apunta a que por teléfono es más difícil hacerse comprender por pacientes que no dominan bien el español.

También se ha generalizado la atención a domicilio, aunque ya se llevaba a cabo antes de la pandemia. "Durante el pico más alto te tocaba visitar a pacientes que estaban muy malitos. Este es mi sexto año trabajando y nunca había visto a pacientes tan mal a diario... Había pacientes que un día estaban bien y al siguiente presentaban picos muy altos de fiebre y una saturación de oxígeno baja".

Además, alerta de que "el cansancio del personal sanitario ya se nota. Estamos más irascibles y con mucha menos paciencia". El trabajo acumulando ha ido haciendo mella en unos profesionales que llevan 3 meses sin interrupción, haciendo frente al Covid-19.

Fuente: https://www.redaccionmedica.com/la-r...gay-pride-7095