portada revista francesa.jpg
El patinador sobre hielo francés Guillaume Cizeron se llevó el título principal de la portada de L'Equipe.

Se trata de Guillaume Cizeron, cuatro veces campeón del mundo de patinaje sobre hielo junto a su compañera Gabriella Papadakis. “No sólo quiero decir 'soy gay' sino también ayudar a educar”, dijo quien se llevó el título principal de la portada del diario.

El patinador sobre hielo Guillaume Cizeron se transformó este sábado en el primer deportista francés en actividad en contar que es gay. Pero lo que más llamó la atención fue la manera que eligió para hacerlo.

Cizeron, cuatro veces campeón del mundo -junto a su compañera Gabriella Papadakis, entre los años 2015 y 2019- y una de las grandes figuras del ámbito extrafutbolístico de su país, publicó una carta en el diario L'Equipe en la que relató una historia de vida atravesada por el sufrimiento. La suya.

“No solo quiero decir 'soy gay' sino también ayudar a educar", expuso en la carta que le hizo llegar al medio y que se llevó el título principal de la portada de la edición de este sábado.


LA CARTA COMPLETA DE GUILLAUME CIZERON

Sentí que era diferente
"¿Eres una niña o un niño?", me preguntaron mis compañeros de clase cuando era chico. Generalmente seguido de risas y burlas de otros estudiantes. ¿Era una niña o un niño? La pregunta no me pareció tan incongruente. Muy joven, recuerdo haberme preguntado sobre mi identidad y mi género. Recuerdo muy claramente enfrentar a mi madre: "Mamá, ¿soy niña o niño?

Obviamente, todavía no podía entender ni verbalizar mis preguntas, pero tenía la sensación de ser diferente. Diferente de otros muchachos. Estaba aterrorizado de haber nacido en el cuerpo equivocado, durante mucho tiempo no sabía que ser gay era una posibilidad, solo pensé que algo estaba mal conmigo. No quiero alentar los estereotipos, pero siempre he estado más inclinado a jugar muñecas, disfrazarse y maquillarse. Muy rápidamente, entendí que los niños no deberían "jugar" a las Barbies. Entonces me detuve. Me senté en la cama, mirando a mis dos hermanas vestir sus muñecas.

En la escuela primaria, solía estar solo, no quería jugar fútbol con los niños, y algunos días, mis amigos querían quedarse con las niñas. Entonces me senté en un rincón, ni niña ni niño, en algún lugar entre los dos, esperando

desesperadamente el sonido del final del recreo. En la universidad, pasé muchas recreaciones en el baño, escondiéndome para no ser perseguido o no tener que sufrir la humillación de la soledad. Era un chico extremadamente tímido y terriblemente sensible, casi nunca respondía a los insultos. Marica, marica, tantouse, etc. Los insultos puntuaron mi vida diaria y pronto se convirtieron en esta melodía poco saludable en el fondo de mis pensamientos. La adicción es el vicio del bullying, te acostumbras a la violencia, se vuelve normal. Y muy a menudo terminamos creyendo que lo merecemos. Aquellos que como yo hemos sido llevados a creer que no merecen serlo deben luchar constantemente contra esta versión de sí mismos modelada por otros.

Incluso hoy me encuentro a veces censurando algunas de mis acciones, expresiones faciales o palabras, por vergüenza o por miedo a desagradar. Llevo varios años intentando hacer este trabajo interno que consiste en redescubrir y aceptar las partes de mí que tenía que ocultar, enterrar, eliminar. Cada ser humano tiene una parte de masculinidad y feminidad en él, le guste o no. Personalmente, cultivo y celebro ambos, tanto en la vida como en el hielo. Las dos energías son muy complementarias y me divierto aprovechando uno u otro dependiendo de los roles que bailo en el hielo.

¿Por qué hablar de todo esto hoy me preguntarás? He estado meditando sobre esto durante unos meses, y después de hablar con algunos a mi alrededor, me di cuenta de que si mis palabras tenían el poder de ayudar a una sola persona a amarse mejor, a aceptar, entonces valdría la pena hablar. Hoy, a pesar de los grandes avances en el camino hacia la tolerancia, la lucha no ha terminado. Considero que mi silencio no serviría a la causa y sería más sinónimo de indiferencia que de tomar una posición. Incluso si mi convicción es que la verdadera tolerancia significaría no tener que abandonar el armario, ya que un heterosexual nunca tuvo que revelar su orientación.

En un mundo ideal, nadie tendría que justificar sus atracciones sexuales o románticas. Como alguien que me importa mucho, una vez me dijo: "Mereces ser amado. Simplemente porque existes". Todo el mundo merece amor y dignidad, independientemente de si se identifica como un hombre, una mujer o ninguno de los dos, lo que atraiga a un hombre, una mujer o ambos a la vez. Solo queremos que se nos permita vivir en paz, con el respeto, el amor y los derechos que merecemos. Pero mientras espero que este mundo exista, me gustaría que las personas que se reconocen al leer mis palabras sepan que no están solos. La forma en que nos tratan no tiene que definir en quién nos convertiremos o qué éxito experimentaremos. Preservar su dignidad y cultivar su riqueza interior son las claves.

Fuente: https://www.ole.com.ar/fuera-de-jueg...v_RLLxXzK.html