Anthony Perkins.jpg

Anthony Perkins, sometido a brutales tratamientos psiquiátricos para intentar curarse

Su imagen pública. Perkis entró en el motel Bates con una nominación al Oscar, un Globo de Oro, dos nominaciones al Tony y varios éxitos musicales pero salió convertido en Norman Bates para siempre. El asesino más famoso de la historia del cine, uno de los primeros en protagonizar su película y uno por los que el espectador ha sentido más compasión sin dejar de sentir terror. Alfred Hitchcock sabía perfectamente lo que hacía al fichar a Perkins para Psicosis: el actor apenas se relacionaba con sus compañeros, iba por ahí contando que había vivido una relación platónica con una mujer dominante y se definía a sí mismo como “un niño de mamá”. Cuando era pequeño, su padre viajaba a menudo así que Tony sentía celos de él cada vez que regresaba y le arrebataba la atención de su madre. El niño deseaba que su padre muriese, lo cual ocurrió cuando Tony tenía cinco años. “Asumí que mi padre había muerto porque yo lo deseaba con todas mis fuerzas”, admitiría de adulto describiendo una relación complicada con su madre, quien lo protegía mediante unas muestras de afecto con “cierta connotación sexual”. El último plano de Perkins en Psicosis, mirando a cámara sonriente, sigue siendo lo primero que viene a la cabeza del público cuando alguien menciona el nombre del actor. O, incluso, muchos lo asocian a su silueta oscurecida con una peluca asestando puñaladas en la ducha a Janet Leigh. Una escena que le persiguió toda la vida y en la que él ni siquiera aparecía.


Su secreto. Si Perkins y Tab Hunter hubieran podido vivir su relación en público habrían sido una de las parejas más glamourosas del Hollywood clásico: el bicho raro, introvertido y actor de carácter saliendo con el chico más rubio de América. Tab y Tony solían salir a cenar con amigas en citas dobles pero al terminar se volvían solos a casa. Mientras que Warner aconsejó a Tab Hunter que viviese su vida siempre y cuando lo hiciese con discreción, Paramount no fue tan comprensiva con Perkins. El estudio exigió que rompiese su relación de tres años con Hunter, pero no hizo falta porque él se le adelantó: Tab protagonizó el drama de béisbol El precio del éxito en televisión y luego se enteró de que su propio novio le había robado el papel en la adaptación cinematográfica. No volvieron a hablarse.


¿Salió del armario? Perkins jamás se planteó no ya salir del armario, sino siquiera ejercer como homosexual. Estaba convencido de que su condición sexual estaba perjudicando su carrera, así que se sometió a brutales tratamientos psiquiátricos para intentar curarse. Perdió la virginidad a los 39 años, con la actriz Victoria Principal, y se acabó casando a los 41 con su mejor amiga de la escuela, Berry Berensson, quien llevaba toda la vida enamorada de él. “Había una sensación de matrimonio real entre ellos”, recordaría el escritor y amigo Dominick Dunne. “Fuera lo que fuera lo que ellos tenían, era maravilloso y era una familia de verdad”. Perkins y Berensson tuvieron dos hijos, Elvis y Oz, y siguieron casados hasta la muerte del actor por complicaciones relacionadas con el sida en 1992. (Berensson falleció en los atentados del 11 de septiembre de 2001). “Elegí no contar mi enfermedad en público porque, citando mal aquella frase de Casablanca, 'no se me da bien ser noble”, confesó Perkins en un comunicado publicado póstumamente. “Hay muchos que consideran que esta enfermedad es una venganza de Dios, pero yo he aprendido más sobre el amor, la generosidad y la comprensión humana gracias a las personas que he conocido en esta gran aventura en el mundo del sida de lo que jamás aprendí en el mundo competitivo y la degüello en el que pasé toda mi vida”. Sus cenizas descansan en su hogar, dentro de una urna con una inscripción sacada de una canción de Cole Porter popularizada por Bing Crosby, Don't Fence Me In: “No me encerréis”.

Janet_Gaynor_in_A_Star_is_Born.jpg

Janet Gaynor, vivió en el armario para evitarse problemas

Su imagen pública. La primera ganadora del Oscar a la mejor actriz (por Amanecer, Séptimo cielo y Street Angel) con solo 22 años y una de las primeras estrellas bautizadas con el apelativo de “Novia de América”. Esta popularidad se debía al contraste entre su actitud de muchacha sana y honesta y las femme fatales de moda en la época. En 1938, a los 32 años, se retiró a pesar de estar en la cima gracias al estreno un año antes de Ha nacido una estrella. “Quería vivir una vida, así que dejé de hacer películas”, se limitó a explicar.


Su secreto. Tras su retirada se casó con el diseñador de vestuario Adrian (responsable, entre otros muchos clásicos, del vestuario de El mago de Oz). Adrian era abiertamente homosexual, lo cual ha generado teorías de que su boda fue uno de los denominados “matrimonios de lavanda” entre dos homosexuales para acallar rumores. Según el libro Broken Face in the Mirror, Gaynor no ocultaba su lesbianismo durante su juventud, e incluso se acercaba a lo que en la época podría considerarse activismo, pero cuando le llegó la fama en Hollywood optó por vivir dentro del armario para evitarse problemas.


¿Salió del armario? No, pero se compró un rancho en Brasil al lado de la casa de su mejor amiga durante décadas, la actriz Mary Martin. Con ella viajaba cuando un conductor borracho chocó contra el taxi en el que iban las dos mujeres junto a Adrian y un amigo de Martin. Gaynor nunca se recuperó de las lesiones y murió dos años después, en 1984, a los 88 años. Está enterrada en el cementerio de las estrellas, Hollywood Forever.

Ver parte I:
I.Chantaje,culpabilidad y crueles tratamientos:así era ser gay o lesbiana en el Hollywood dorado: Rock Hudson,Cary Grant

ver parte 2:

II.Chantaje, culpabilidad: :así era ser gay o lesbiana en el Hollywood dorado:Marlene Dietrich,Rodolfo Valentino

Ver parte 3:

III.Chantaje, culpabilidad: :así era ser gay o lesbiana en el Hollywood dorado: Montgomery Clift y Tab Hunter

Fuente: https://elpais.com/elpais/2020/05/22/icon/1590143843_555493.html?fbclid=IwAR1cihOWOszJo0q_TF HewjKfpKTrZZoShheZrSyUOUMV1nbDYdlRa8qoyPo