Generalitat con la bandera LGTBI.jpg

El Ayuntamiento de Barcelona y el Palau de la Generalitat lucirán la bandera arcoiris pese a una reciente sentencia del Supremo

Vox y la Asociación de Abogados Cristianos promueven denuncias en Guadalajara, Málaga, Cádiz, La Rioja, Murcia y Aragón

No faltaban en el colectivo LGTBI los convencidos de que el día del Orgullo de 2020 se celebraría señalado por la influencia del coronavirus y la necesidad de distancias y limitaciones, pero el evento llega este domingo al calendario marcado por otro asunto más inesperado: una guerra de banderas.

Desde que el Tribunal Supremo, en una reciente sentencia, haya rechazado la colocación de enseñas arcoiris en los balcones públicos, el día del Orgullo ha ido adquiriendo temperatura reivindicativa, de la misma manera que los enemigos del festejo utilizan la sentencia para atacarlo, al menos icónicamente.

En Barcelona, la bandera multicolor luce desde el viernes en el edificio del Parlament, y flanqueará este domingo la plaza Sant Jaume. En la noche del sábado la colgó el Govern de la Generalitat, mientras que el Ayuntamiento anunció que la colgará en sus dos palacios. "Es un símbolo que no excluye a nadie", ha explicado el concejal de Derechos de Ciudadanía, Marc Serra. Para el pleno consistorial, colocar la señera en lugar visible es "un gesto de reconocimiento", dice en un declaración institucional.

El Senado ha apostado no por una bandera, pero sí por cubrir su iluminar su fachada con los colores de la bandera arcoiris. Lo hará la noche del domingo "en reconocimiento y solidaridad con el movimiento LGTB y en apoyo a todas las personas del colectivo que aún sufren discriminación".

Parecida decisión ha tomado el Ayuntamiento de Palma de Mallorca, que este sábado ha informado de que el castillo de Bellver lucirá hasta el lunes, y de diez de la noche a dos de la madrugada, los colores del Orgullo.
En Madrid el Ayuntamiento no colgará este año la bandera en su principal edificio, pero sí iluminará con sus colores la sede del gobierno municipal, el Palacio de Cibeles, así como calles y marquesinas.

Muchos dirigentes, como Pedro Sánchez y Quim Torra, han utilizado las redes sociales para demostrar su apoyo a la celebración del Orgullo. El presidente del Gobierno se compromete a seguir trabajando por "alcanzar la igualdad real y la no discriminación por orientación sexual o identidad de género". "Hoy, y todos los días, reivindiquemos los derechos LGTBI", señala en su cuenta oficial de Twitter. El 'president', mientras, defiende una sociedad "libre, igualitaria y plenamente inclusiva". En un mensaje en Twitter asegura que el Orgullo se defiende hoy y cada día.

Campaña ultra

Entre tanto, Vox y la Asociación Española de Abogados Cristianos se han movilizado en Guadalajara, Aragón, La Rioja y Cádiz contra los políticos municipales o autonómicos que aprueban que la bandera gay ondee este domingo en astas públicas.

En Zaragoza ocurre lo contario que en Cádiz. Mientras en la ciudad andaluza el acalde, José María González 'Kichi' (Podemos), ha recibido el mandato de la jueza titular del Juzgado 1 de lo Contencioso Administrativo de la ciudad de retirar la enseña, en la capital aragonesa el magistrado del Juzgado de lo Contencioso número 3 ha rechazado la medida por defectos procesales.

En ambos casos estaban detrás los Abogados Cristianos, asociación ultraconservadora de censo mucho más reducido que su ruido mediático, que había pedido medidas cautelarísimas contra la exhibición de los seis colores con el argumento de que "no resulta compatible con el marco constitucional y legal vigente".

En Guadalajara, de hecho, la asociación se querellará por prevaricación contra el alcalde, Alberto Rojo (PSOE), que trata de eludir un interpretación cerrada de la sentencia del Supremo colgando los colores en forma de pancarta, en vez de en una tela ondeante.

Vox, por su parte, ha emprendido una campaña similar en Valladolid, La Rioja y la Región de Murcia, donde ha instado a los políticos municipales y autonómicos a retirar "la bandera del lobby gay".

Reacción en los balcones

El ámbito al que no pueden ambas entidades de extrema derecha acceder es el de los balcones privados. Cuatrocientos de ellos se han llenado de banderas arcoiris en la localidad malagueña de Villanueva de Algaidas, donde el vecindario ha reaccionado así después de que el alcalde, José Antonio Cívico, del PSOE, decidiera retirarla ante la denuncia que tres vecinos habían puesto en el cuartelillo de la Guardia Civil.

Antonio Carlos Alcántara, el vecino que ha promovido la reacción de las banderolas, ha declarado a Europa Press que quiere que cada año se repita el gesto. La celebración del Orgullo es en 2020, dicen los promotores de una marcha que en Madrid este año ha de ser telemática, "más necesaria que nunca".

Luchas unidas en Barcelona

Por otro lado unas 800 personas han participado este sábado en la manifestación 'Tenemos historia, tenemos futuro' convocada en Barcelona en defensa de los derechos del colectivo LGTBI por el Orgullo 2020.

La marcha ha llamado agrupar «todas las luchas» y por ello han estado representados también el feminismo, el antirracismo, los servicios públicos, el activismo por la vivienda, los jóvenes y el ecologismo.

Fuente: https://www.elperiodico.com/es/socie...as-vox-8017303