martina-navratilova-durante-partido-londres-2011-1596638972944.jpg
El debate no quiere ni eliminar ni minimizar los problemas de ese colectivo, sino reivindicar los espacios que tanto nos ha costado conseguir a las mujeres

Por Carmen Domingo

Las redes se han hecho eco ahora en España de la polémica que generó Martina Navratilova tras la publicación de una columna de opinión en 'The Times': "Las reglas para los atletas trans recompensan a los tramposos y castigan a los inocentes". Se refería al hecho de que personas trans femeninas, es decir, nacidos hombre pero que se consideran mujeres, aunque "biológicamente siguen siendo hombres" en palabras de la tenista, compiten de forma "injusta" contra mujeres en acontecimientos deportivos.

"No tengo problema en dirigirme a una mujer transgénero -señala- en la forma que prefiera, pero no me gustaría competir contra ella". Meses antes ya había señalado en sus redes: "No puedes designarte mujer y competir contra las mujeres, debe haber algunos estándares, y tener un pene y competir como mujer no encajaría en ese estándar"

El COI obliga a que las deportistas trans se sometan a tratamientos hormonales para reducir niveles de testosterona, que se comprueban antes de competir, obliga también a que la identidad de género no se cambie en un mínimo de cuatro años. Sin embargo, para la tenista, esta medida es insuficiente. “La simple reducción de los niveles hormonales, un criterio que la mayoría de los deportes han adoptado, no resuelve el problema”, y añade "un hombre acumula densidad muscular y ósea, así como un mayor número de glóbulos rojos que transportan oxígeno a lo largo de su vida", concluye Navratilova. La competencia, está claro, es desleal.

La polémica está servida y a buen seguro la habríamos visto en los pospuestos JJOO de Tokio por la crisis del covid-19.

Una polémica que no quiere ni eliminar ni minimizar los problemas del colectivo trans, sino reivindicar los espacios que tanto nos ha costado conseguir a las mujeres y señalar la necesidad de buscar nuevas fórmulas para otros colectivos. Un conflicto en el deporte que será uno de tantos a los que asistiremos si, tal y como planea el Ministerio de Igualdad, el sexo se lo autodetermina cada uno según considere en cada momento.

Fuente: https://www.elperiodico.com/es/opini...SOIWCcGeebQ5jY