Arturo.jpg

Entrevistamos a Arturo Góngora Fort y hablamos sobre discapacidad y discriminación dentro del colectivo LGTBI.


Tras mantener varias conversaciones con Arturo Góngora Fort, hoy publicamos la entrevista en la que hemos estado trabajando: Visibilizamos la discapacidad LGTBI: Arturo Góngora Fort. Todo está plasmado tal cual Arturo lo ha escrito y desde la mas absoluta libertad. Con ella pretendemos visibilizar los problemas a los que nos enfrentamos las personas del colectivo LGTBI en nuestro dia a dia, y que aún son mayores cuando además posees una discapacidad.
También queremos expresar nuestra admiración a la persona de Arturo, su sentido del humor, sus ganas de visibilizar y su activismo con el colectivo LGTBI. Deseamos que sus palabras retumben en nuestras conciencias y empecemos a integrar a las personas con discapacidad dentro de nuestra diversidad.


  1. Introducción y presentación:

Mi nombre es Arturo Góngora Fort, y aunque lo pueda parecer, no tengo nada que ver (creo jeje) con el escritor archiconocido. Nací en Madrid, en el gran año olímpico, y de exposición universal, 1992. Tengo la enfermedad coloquialmente conocida como de los ‘huesos de cristal’, y médicamente, ‘Osteogénesis Imperfecta’. Esto yo lo asemejo a la osteoporosis, pero con otro origen, y más desde el nacimiento (congénito). Esto quiere decir que, debido a la malformación de un tipo de colágeno en la formación del tejido esquelético, se produce una debilidad en los huesos, que causa mayor probabilidad de fractura, fisura, o algo así. Debido a esto, aunque tengo movilidad, y sensibilidad, necesito silla de ruedas para desplazarme. Me defino como un hombre cisexual (no trans*), Gay, y ‘pseudoactivista’, o activista a mi manera, desde el verano del año 2012, que fui a mi primer Orgullo LGTBI en Madrid, aunque más, desde enero de 2013, que empecé a involucrarme un poco más profundamente.


  1. ¿Cómo es tu día a día y con qué retos te enfrentas?


Esto sería muy largo, complicado, y complejo de entender, e incluso, de explicar siquiera. Especialmente, la parte de los retos, porque son demasiados, hasta el punto de ser innumerables. Lo más resumidamente posible, mi día a día es, sobre todo, casero, y, por ende, pelín aburrido, y monótono. Debido a mi movilidad reducida, y a no tener demasiados apoyos humanos, no salgo demasiado de casa, con lo que ello conlleva para un normal desenvolvimiento, y desarrollo personal, a muchos niveles. En casa, hago lo típico, supongo: veo tele, oigo radio, y música, veo Internet, especialmente videos (de todo tipo jeje), prensa digital, Redes Sociales, documentales, programas antiguos ‘vintage’….como, ceno, duermo…En fin, lo típico. Cuando hay más “normalidad”, entendida como la clásica, sí que salgo, aunque sea, algún día, y los retos, como digo son muchos, especialmente, fuera de casa, aunque es verdad que dentro, faltaría alguna medida más de accesibilidad, pero para ello, habría que acometer unas obras, y por ahora, al tener el apoyo humano familiar al menos, no es tan necesario. Pero en la calle, son muchos, desde locales, tiendas, simplemente, que no tienen una sola medida de accesibilidad, tampoco muchos locales de ambiente, hasta transporte público no adaptado, ni siquiera las más clásicas, o importantes, como puede ser la estación de metro de Chueca, aceras mal asfaltadas, con baches, adoquines sueltos, o levantados, rebajes en cruces mal rebajados…y así, un largo etcétera grande, pero muy parecido a eso


  1. ¿Te sientes arropado por el colectivo o sientes discriminación?


NO me siento arropado EN ABSOLUTO por el colectivo, y SI que siento MUCHA discriminación. O como yo digo, ‘endodiscriminación’. Esta es la exclusión que se produce en grupos de supuestos “iguales”, o “afines” a uno, por el motivo, gustos, o condición que sean. Lo más triste de todo, es ver como, por un lado, gente gay, sobre todo, hombres que tienen tu misma condición sexual, en este caso, te hace el vacío, y te excluye, simplemente por no tener un cuerpo físicamente atractivo, deseable, y que ponga, hablando coloquialmente, al menos, según lo que se interprete que es un cuerpo potencialmente “cachondo”, o deseable, y que te hagan sentir un cero a la izquierda, siempre, durante 8 años, y que, por otro lado, alguna gente gay sobre todo también, con discapacidad, también tengan esas construcciones sociales, que es lo que son, arraigadas, o que, al mismo tiempo, sigan con esa creencia de que ámbitos como la sexualidad, en general, no es importante a tratar en nuestro colectivo de personas con discapacidad. Eso ya es discriminar, y no sentir arropo ni apoyo alguno, y pasa, y mucho.


  1. ¿Piensas que el estado debería de ayudar también a satisfacer vuestra sexualidad, como una mejora en vuestra calidad de vida?


Si, pero no debería ser la única solución. Es verdad que el Estado debe proporcionar ese bienestar del que se presume, y se cataloga así, pero también creo que la sociedad, la “gente de la calle”, como dirían algunas personas conocidas, son las que más “poder” tienen, y, por tanto, las que más deberían cambiar, y modificar patrones, pensamientos, y comportamientos. Por poner un ejemplo. A mí no me “vale” solo con que el Estado me proporcione, o me ofrezca, asistencia sexual, o, en mi caso, acompañante íntimo, ya que la asistencia sexual, es la ayuda que necesitas cuando no tienes la suficiente movilidad en brazos, y manos, sobre todo, como para poder tocarte a ti mismo, y auto erotizarte, o masturbarte, coloquialmente dicho. Con la persona asistente sexual, no tiene por qué haber necesariamente contacto con ella. En cambio, el acompañante íntimo, sí que hay más posibilidad de tener contacto con el/ella/elle. Pero como digo, a mí eso me resulta un poco insuficiente, ya que al final, eso es algo puntual, y normalmente, suele ser cobrado, y hay que pagarlo, y lo ideal, es que a un nivel más general, la gente, los hombres en mi caso, tuvieran la capacidad de hacer autocrítica, y de cambiar algunos de sus pensamientos, e, incluso derribar o deconstruir algunos mitos y prejuicios que tienen todavía, para que de esa manera, hubiera más igualdad de trato, y de oportunidades, sin la estricta necesidad de recurrir al Estado para estas cosas más de tipo afecta, o de sexualidad. Creo que no está solo para eso, con toda la cantidad de cosas que contribuyen y necesitamos para una calidad de vida decente, cuanto menos.


  1. ¿Has visto la serie “Special” de Netflix?


Si, la he visto, pero no me gustó ni me convenció mucho. Es verdad que es una gran visibilidad el tratar la doble realidad o diversidad de ser gay y tener una discapacidad intelectual en su caso, por tener parálisis cerebral. Pero como ya se dice en su propia sinopsis, es leve, para empezar, y para seguir, y debido a esto, porque no todas las discapacidades, enfermedades, o condiciones son iguales, ni tampoco lo son los grados, o tipos, creo que ha intentado retratar, y mostrar, la parte más positiva, graciosa, divertida, humorística, y hasta fácil, de las relaciones gays en gente con discapacidad, cuando esa es la que menos se da. La que más se da, es la constante discriminación, exclusión, risas, mofas, bromas, máxima crueldad nada más vernos, y una dificultad enorme para estrechar cualquier vínculo, o relación, del tipo que sea, Aunque está bien también, creo que no muestra toda la realidad existente entre nosotras, las personas con discapacidad y diversidad sexual y/o de género, y solo muestra lo más “bonito” que pueda haber, dándose en muy escasas ocasiones, con independiente de la orientación sexual, o identidad de género de las personas. No es tan fácil ligar como lo hace Ryan, el protagonista, ni la gente lo lleva/llevamos tan bien como hacer ver. Hay mucho sufrimiento, mucho dolor, mucha falta de autoestima, muchas carencias emocionales, afectivas, y sexuales…Todo eso, me faltó mucho, y eso, debería mostrarse también, aunque sea “negativo”, y “rente” menos socialmente. Parece que la han renovado por una 2ª temporada, así que espero que trate más situaciones por las que pasamos, aunque sean “malas”.


  1. ¿Piensas que las personas con discapacidad son muy poco visibles dentro del colectivo?


Si que lo pienso. Tirando (otra vez) de negativo, yo diría que más que poco visibles, seguimos sin ser NADA VISIBLES. Es cierto también que, en los últimos tiempos, ha empezado a haber algo más de visibilidad, poco a poco, y tímidamente, y solo siendo visibles, como siempre, por otro lado, unas pocas personas “afortunadas”, que se alzan en voz de todas las personas con discapacidad. Pero eso no es suficiente. Y como se dice mucho en política, llega un poco tarde, y eso es así. Ha habido mucha gente que se ha quedado sin experimentar su sexualidad, o sin conocerla ni siquiera, por no haber tenido una visibilidad mucho tiempo antes, aunque fuera también tímidamente, y eso, ya no se puede compensar. Asimismo, no todos los discursos valen, ni todas las personas tienen la misma potestad como para hablar en boca de todas las personas. Sobre todo, porque, como he dicho, no todas las personas con discapacidad somos iguales, ni tenemos las mismas situaciones ni condiciones, y eso hace que no tengamos las mismas experiencias como para extrapolarlas, y generalizarlas al resto de la población. Ni las experiencias, ni actitud, y forma de gestionar las emociones. Por eso, creo que la visibilidad aun es prácticamente nula, a nivel general, y muy insuficiente, sobre todo, por no contar con muchas más voces.


  1. Por último, ¿Cómo puede ayudar el colectivo LGTBI a la visibilidad de la discapacidad y que necesidades entiendes que aún no están cubiertas en políticas sociales?


Se puede ayudar muy fácilmente: estando, simplemente. Siendo conscientes de que existimos, de que estamos, de que sentimos, y de que padecemos, y haciendo más humano el colectivo y activismo, acercándose, escuchando más a TODAS las personas del mismo, y ayudándolas en lo máximo posible. A veces, lo único que necesitamos cubrir, es la ausencia de apoyos humanos, o de gente en la que confiar, o con la que hablar, como “amigos”, y eso, con el actual colectivo y activismo tan formal, y distante, se hace casi imposible, hasta el punto de que seguimos igual de solas dentro del colectivo. Son varias las necesitas sin cubrir aún, como decía antes, pero, sobre todo, la falta de compañía, para TODO, y la falta de escucha, de lo que sea, es lo que creo que falla más, y lo que más necesitaríamos. Sin esa base, el resto, no se puede ni mencionar aún….

Fuente: https://voguing.es/visibilizamos-la-...Xnnf5DDit0j6hw