Trans alquiler.jpg

El testimonio de Daniela Garmu recorrió las redes sociales mostrando los problemas que atraviesan las personas trans para acceder a una vivienda en medio de la crisis sanitaria y económica
.

Por Pablo Herón

Daniela se presenta en sus redes como mujer trans, actriz, comunicadora social y bloguera. En un video que subió ayer martes a su cuenta de Tik Tok denunció que “ya estaba por firmar hoy pero bueno creo que se cayó y de las razones más importantes es porque bueno, soy una chica trans”.

El problema del acceso a la vivienda cobró estado público durante las últimas semanas a partir de las tomas de tierra y amenazas de desalojo. Una realidad que afecta a grandes sectores de la población pobre y trabajadora, y una desigualdad que se agrava aún más para las personas trans producto de la discriminación y estigmatización.

La entrada en escena de la pandemia con las medidas de aislamiento empeoró los problemas que atraviesan las personas trans para conseguir un lugar donde vivir. La situación de no poder pagar un alquiler llevó a que muchas sufran intentos de desalojo, además del hostigamiento policial sistemático.

“Nosotras casi no podemos alquilar nunca a nuestro nombre porque siempre nos pasa esto. Nos conocen y estamos estigmatizadas, y ni siquiera un depto puedo alquilar, tengo una rabia, una ira” sentenciaba Daniela. Una realidad que pone en evidencia que habiendo conquistado leyes como la de identidad de género, la igualdad ante la ley no implicó aún así la igualdad ante la vida.

Según los últimos relevos disponibles, la mayoría de las personas trans no tiene acceso a un trabajo estable producto de la discriminación a la hora de buscar uno. Es por esta razón que el cupo laboral trans, que fue decretado a nivel nacional por el Gobierno el viernes pasado, es una demanda que se exige hace años en las movilizaciones como medida elemental ante la vulnerabilidad económica que atraviesan. Frente a la crisis en curso su efectivización se vuelve urgente.

Ante las tomas de tierras, tanto los gobiernos provinciales como el nacional realizaron amenazas de desalojo. "El derecho a la propiedad privada es innegociable" llegó a afirmar Sergio Berni, no pareciera tener la misma visión en relación al derecho a una vivienda digna establecido por la Constitución Nacional y varios tratados internacionales. Lejos de solucionarse a través de la represión, se trata de un problema social profundo para grandes sectores empobrecidos, donde las personas trans se encuentran sobrerrepresentadas, que no poseen directamente el acceso a un lugar digno donde vivir.

Fuente: http://www.laizquierdadiario.com/Soy...wts4BGmXdKRl2E