El padre de Justin ataca a Brian por segunda vez y echa a su hijo de casa. Como no tiene donde dormir, Brian le acoge por una noche, pero éste hace planes para quedarse. Debbie cae enferma por el agotamiento y su hermano decide irse de casa. Michael aspira a un ascenso para poder ayudarla económicamente. El principal problema es que nadie en su trabajo sabe que es gay.