El hijo de Brian y Lindsay se pone enfermo y tienen que llevarle al hospital. Esto les hace pensar que es hora de tramitar la adopción; pero es un tema delicado y temen la reacción de Brian.
David organiza una cena con sus amigos y Michael. Éste tiene miedo de no encajar. Sus amigos le ayudan a estar a la altura con un completo entrenamiento, pero la prueba será más difícil de lo que pensaba.