David sigue insistiéndole a Michael para que vaya a vivir con él, pero éste sigue indeciso. Todos le animan a hacerlo, menos una adivina, que le dice el nombre de su verdadero amor.
Brian vuelve a casa con un nuevo amigo y descubre que le han robado. Justin había olvidado conectar la alarma, y Brian, enfadado, le echa de casa. Su solución es irse a Nueva York. Lindsay quiere dejar el trabajo para dedicarse por completo a Gas, pero Melanie no cree que sea una buena idea.