Las dudas existenciales de Emmett se hacen cada vez más grandes, pero sus amigos no sospechan nada. Cuando lo descubren, deciden buscar una solución drástica. La crisis en su relación lleva a Melanie a buscar lo que no tiene en otra parte.
Un nuevo compañero llega a la oficina de Brian. En un principio, éste le ayuda, pero, tras rechazar un favor, la situación se le va de las manos.