ENFERMEDADES OPORTUNISTAS (EO)
Son las malas de la película, dado que debilitan y finalmente matan.

El virus de inmunodeficiencia humana (vih), al infectar a un organismo, debilita su sistema inmunitario. Todos convivimos con gérmenes (bacterias, protozoos, hongos y virus). Cuando el sistema inmune asume su labor, impide el desarrollo anómalo de estos gérmenes. Ahora bien, si el sistema inmune está debilitado por el VIH, o por otra causa, estos gérmenes pueden originar graves problemas de salud. A las enfermedades que se desarrollan en un sistema inmune debilitado, se les denomina "oportunistas". La infección por VIH solo puede diagnosticarse a través de un análisis de sangre ya que carece de sintomatología. Las que sí tienen síntomas son las EO, aunque estos no son fáciles de reconocer en una primera etapa. Es conveniente por tanto, si eres seropositivo, que prestes atención a todo tu cuerpo y a cualquier nuevo indicio, para poder comentarle a tu médico los cambios o señales que detectes, por insignificantes que te parezcan. Las EO son enfermedades de tratamiento costoso y de difícil curación. Pueden acarrear, si no son atendidas a tiempo, consecuencias mortales o secuelas de discapacidad. La consideración de enfermo de Sida está pautada, en categoría clínica, por las EO soportadas y en categoría inmunológica, por el número de linfocitos CD4 (células defensivas) que han de ser menos de 200.
Entre las EO más frecuentes en todo el mundo, según la actualización técnica efectuada por ONUSIDA en marzo de 1999, constan:

- Enfermedades bacterianas como la tuberculosis, las infecciones por el complejo M. avium, la neumonía bacteriana y la septicemia.
- Enfermedades protozoarias, como la neumonía por P. carinii, la toxoplasmosis, la microsporidiosis, isosporiasis, y la leishmaniasis.
- Enfermedades micóticas, como la candidiasis, la criptococosis (meningitis criptococócica).
- Enfermedades víricas, como las causadas por el citomegalovirus (CMV) y los virus del herpes simple y del herpes zoster.
- Neoplasias asociadas, como el sarcoma de Kaposi, el linfoma y el carcinoma de células escamosas.

Los fármacos antirretrovirales impiden que los seropositivos diagnosticados con un recuento superior a los 200 CD4 (células defensivas), y que siguen de forma estricta las pautas de su tratamiento farmacológico, puedan verse afectados por las enfermedades oportunistas. No es este el caso de aquellos que, manteniendo practicas sexuales consideradas como “de riesgo”, desconocen si están o no infectados por el VIH.

Si te han confirmado tu condición de seropositivo puedes evitar las EO con la medicación –se requiere un cumplimiento estricto del tratamiento que sigues tanto en las dosis como en los horarios- y no desatendiendo tus controles médicos. Protégete y protege a los demás. Entre otros beneficios, te mantendrás al margen de cualquier posible reinfección. Si crees que puedes seronegativo, pero no lo sabes con certeza, no actúes siguiendo la política del avestruz, se previsor y no te desentiendas ni de tu salud ni de la de los que quieres. Evita males mayores, hazte la prueba. Si tú te cuidas, también cuidarás a los demás. Recuerda que, como integrante de una comunidad, el utilizar condones en las relaciones sexuales que implican penetración, es la mayor muestra de respeto y amor que puedes tener tanto para con tu compañero sexual, si es tu pareja o si solo se trata de una relación fortuita.