Justin sigue trabajando en Babylon y renunciando al dinero que le presta Brian. Después de muchos años sin salir con un hombre, la madre de Michael tiene una cita con el inspector de policía, a Michael no le gusta la idea. A su madre tampoco le hace gracia que su hijo salga con un seropositivo. Finalmente Justin deja el trabajo en la discoteca y acepta el préstamo de su novio.