Activistas lesbianas de América Latina se reúnen por primera vez en Chile


“Pensando autonomías desde una rebeldía cómplice” es el título del VII Encuentro Lésbico Feminista Latinoamericano y del Caribe, que se llevará acabo del 7 al 11 de febrero de 2007 Santiago.

Un total de 200 lesbianas feministas se darán cita en el VII Encuentro Lésbico Feminista de Latinoamerica y el Caribe (Elflac), a desarrollarse desde el 7 de febrero en Santiago de Chile, especificamente en el Centro Cultural ex Hospital San José, declarado recientemente monumento nacional.

Este año, el VII Elflac se realizará en nuestro país, acogiendo a lesbianas-feministas de la región. Según la comisión organizadora: “En diversas oportunidades se ha planteado la posibilidad de que se realice alguno en Chile. Pero no es sino hasta ahora en que tenemos las condiciones sociopolíticas que permiten llevar a cabo un encuentro de esta naturaleza”.

La Ekipa -orgánica independiente de cualquier movimiento lésbico oficialista en Chile- está integrada por 25 mujeres lesbianas y feministas, cuyo promedio de edad es de 28 años y quienes participan activamente en diversas orgánicas o coordinadoras.

Trabajan juntas desde noviembre del 2004, cuando enviaron a México una presentación para proponer a Chile como próxima sede para el Elflac. Además del equipo estable, en La Ekipa han colaborado varias extranjeras, posibilitando la realización de esta actividad en febrero.

Respecto del financiamiento del VII Elflac, se señaló que se postuló a más de 130 agencias internacionales, logrando el apoyo de Astraea, Mary Stroot Fund, Global Fund for Women, Mamacash y el fondo Centroamericano de Mujeres.

Para las Ekipa, la importancia de visibilizar la especificidad lesbo-feminista se explica “Porque la reflexión desde la cual se vive y se hace política, es distinta. Una lesbiana que no tiene conciencia feminista, contribuye a mantener el funcionamiento de este sistema que las arremete. Por otro lado, muchas feministas son lesbofóbicas, colaborando con las agresiones del sistema. La postura de las lesbianas feministas es distinta, y eso es lo que explicitamos en las discusiones políticas de los encuentros”.