Lo que el SIDA se llevó:

Arthur Robert Ashe, Jr.


No fue gay pero lo destacamos por que supo hacer de su vida un depurado ejemplo de lucha en favor de los desfavorecidos.

Nació el 10 de julio 1943 en Richmond (Virginia) Estados Unidos de América (EUA) y falleció como consecuencia del SIDA que padecía el 6 de febrero 1993. Fue un jugador de tenis –afroamericano- que puede ser recordado tanto por sus éxitos deportivos como por sus esfuerzos iniciados en su juventud para normalizar la situación de sus “hermanos” en un estado en el que se continuaba discriminando por el color de la piel. Para poder seguir jugando al tenis tenía que viajar desde Sant Louis donde cursaba secundaria, hasta Richmond. Cansado de estos continuos viajes acepta entrenarse en Saint Louis e inicia su carrera en 1963, luego de obtener una beca en la Universidad de California de Los Ángeles (UCLA). Formó parte del equipo americano de la Copa Davis. Fue el primer afroamericano que ganó un título de Grand Slam y si bien nunca fue el Número 1, salió victorioso en 33 torneos entre los que destaca el de Wimbledon en 1975 contra, ni más ni menos, que Jimmy Connors. Tras retirarse del deporte, Ashe realizó tareas de comentarista para la revista Time, para la cadena de TV ABC Sports, fundó la Liga Nacional Junior de Tenis de su país y actuó como capitán del equipo de Copa Davis. En 1983 fue operado por segunda vez del corazón y en 1985 fue elegido para integrar el Salón Internacional de la Fama del tenis. En 1988, Ashe descubrió que había contraído el VIH durante las transfusiones necesarias para su operación. Decidió no darlo a conocer a la prensa hasta que en 1992, luego de sostenidos rumores que indicaban que la prensa amarilla -USA Today- estaba por publicar una historia sobre su enfermedad, se vio forzado a expresar públicamente que era portador de la enfermedad. En su último año de vida, Arhur hizo mucho para llamar la atención sobre los portadores de VIH en el mundo. En los meses previos a su muerte creó el Arthur Ashe Institute for Urban Health, para ayudar a prevenir sobre los tratamientos inadecuados para la salud y fue nombrado "Deportista del año" por la revista [Sports Illustrated]. A poco menos de una semana de su muerte terminó de escribir sus memorias, que fueron publicadas con el título de "Days of Grace" “Días de gracia”. En su vida luchó contra las políticas del apartheid en Sudáfrica, aunque no le gustaba ser un símbolo y nunca quiso convertirse en un vocero de los movimientos radicales. Alguna vez dijo que sobrellevar el VIH palidecía ante el dolor que causa crecer siendo negro en su país. En 1985 fue arrestado por sus protestas contra el apartheid. En septiembre de 1992 volvería a ser arrestado, esta vez por sus protestas contra la política de EUA hacia los inmigrantes haitianos. Se convirtió en un luchador en la causa del SIDA, a pesar de su reticencia inicial, y comenzó una campaña destinada a recolectar fondos para la lucha contra el SIDA y para cuestionar la política de gobierno –Bush padre- por no asignar fondos para investigación. En sus memorias escribió: "Hablar ante grandes audiencias sobre el SIDA se ha convertido de algún modo en la función más importante de mi vida". ('Sports Illustrated, 1992)

Recibió una carta de un seguidor que le decía: ¿Por qué Dios tuvo que seleccionarte para tan cruel enfermedad? Ashe le respondió: En el mundo 50.000.000 de chicos comienzan a jugar al tenis, 5.000.000 aprenden a jugarlo, 500.000 aprenden tenis profesional, 50.000 entran al circuito, 5.000 alcanzan jugar un Grand Slam, 50 llegan a Wimbledon, 4 a las semifinales, 2 a la final. Cuando estaba levantando la copa nunca le pregunté a Dios: ¿Por qué a mí? Y hoy con mi enfermedad, no debería preguntarle: ¿Por qué a mí? En otra oportunidad, también dijo: "No me gustaría ser recordado por mis logros tenísticos, eso no fue ninguna contribución para la sociedad. Eso fue puramente egoísta; eso lo hice solo por y para mí".


Divulgado por: Rubén Tosoni