Parece que el amor consiste en dirigir la atención hacia una persona, y como el cerebro humano, a diferencia de los ordenadores, no tiene capacidad multitarea, lo normal debe ser enamorarse sólo de una persona. La sociedad heterosexista (occidental) lo que exige es casarse con sólo una persona. Pero nadie pretende algo tan absurdo como que se tenga que estar enamorado de la persona con la que convives. Para esto existe la figura del amante que al no estar sujeta a vínculos formales se adapta perfectamente al carácter veleidoso del amor.

Y que quieres decir con "ñaca, ñaca", Benito?