Pienso que "demonizar" la idea de que la genética esté implicada en la homosexualidad porque recelemos de la opinión social que pueda desencadenar, es un error. No nos debe espantar esta posibilidad. Hay que asumirla sin complejos. NO pasa nada. La ciencia está para explicar la realidad.
Sea cual sea la explicación que desvela una realidad siempre ayuda a comprenderla mejor. Otra cosa es la MANIPULACIÓN interesada que se pueda hacer de la información, pero eso es harina de otro costal.
A pesar de ello, no tenemos que temer nada. Y es que, por suerte, en la actualidad las leyes nos son favorables.
El que sea más genética o más social la explicación de la homosexualidad, desde el punto de vista humanista, es lo de menos.
Muchos os planteáis la inconveniencia de estudiar este tema (me imagino que es por la opinión social que puede generar o porque pensáis que es un debate superado), pero yo creo -por los argumentos que he dicho al principio- que no tenemos que temer nada y que el saber no ocupa lugar. Tenemos que afrontar la realidad de las cosas (nuestra realidad) SIN COMPLEJOS.
Yo, incluso, no sólo estoy de acuerdo con estos estudios sino que añadiría más, de tipo sociológico; por ejemplo, causas del porqué muchos gays no salen del armario, usos y costumbres del colectivo homosexual, problemas del gay mayor...
No olvidemos que...EL CONOCIMIENTO TE HACE DUEÑO DE TU DESTINO.
Lo que sí daba MIEDO era antes cuando al homosexual se le tachaba de poseído, perverso, demoníaco, sacrílego, castigado por Dios... y se le torturaba y quemaba en la hoguera (o parrilla).