EL MUNDO - ESPAÑA - 15/04/2005

El Congreso dirá 'sí' al matrimonio gay durante la semana del Orgullo

La ley se aprobará definitivamente el 30 de junio, 48 horas después del día mundial de reivindicación y 48 antes de la gran marcha en Madrid


RAFAEL J. ALVAREZ

MADRID.- El calendario 2005 de la igualdad trae una semana marcada en rojo: la última de junio. Allí, en los arranques de un verano que empieza a oler a Historia, el Grupo Parlamentario del Gobierno hará coincidir la aprobación en el Congreso de los Diputados de la ley del matrimonio homosexual con los actos que conmemoren el Día del Orgullo Gay.
La jornada mundial de reivindicación homo será el martes 28 de junio. Las Cortes españolas aprobarán la ley el jueves 30. Y la orgullosa manifestación reunirá en Madrid a un millón de personas con posibilidades nuevas el sábado 2 de julio. El engranaje parlamentario está en marcha para que, dentro de 77 días, los escaños del Hemiciclo se suban a las carrozas de la calle: gays y lesbianas al altar.

Hace unos meses, los colectivos homosexuales susurraron al PSOE y a los partidos de izquierda una idea rellena de mensaje. «Les dijimos que sería fantástico que la ley de matrimonio se aprobara el mismo Día del Orgullo Gay», recuerda Boti G. Rodrigo, vocal de la Federación Estatal de Lesbianas, Gays, Transexuales y Bisexuales (FELGT). «Tiene mucho simbolismo. Aprobar esta ley durante esa semana llena de homenajes y reivindicaciones es una muestra de apoyo a la gente que ha luchado por la igualdad toda la vida», remarca Carmen Montón, una de las diputadas socialistas ponentes de la norma, la mujer que defendió el texto el pasado lunes en la Comisión de Justicia frente a la «discriminación por orientación sexual que quiere imponer el PP».

Tras abrazar la propuesta de los colectivos homosexuales, el Grupo Socialista se puso a echar cuentas por entre el laberíntico almanaque parlamentario. Y después de que el 11 de abril la Comisión de Justicia del Congreso aprobara el proyecto de Ley de modificación del Código Civil por el que se regula el derecho a contraer matrimonio entre homosexuales, los números han empezado a salir.

El texto será aprobado por el Pleno del Congreso el jueves 21 de abril, porque la mayoría socialista y de sus socios garantiza el sí. Ese día habrá ambiente en las Cortes, porque cientos de militantes de asociaciones homosexuales de toda España han sido invitados por los grupos políticos progresistas para asistir al Pleno. «Muchos estaremos en la tribuna de invitados del Hemiciclo.Los que no quepan verán la sesión en una sala habilitada con una pantalla gigante. Y los que sobren estarán en las inmediaciones del Congreso festejando lo que pase dentro», anuncia Boti G.Rodrigo.

La ley irá después al Senado, que tiene 60 días para estudiar el proyecto, incluir modificaciones y devolverlo a la carrera de San Jerónimo. Es muy probable que en la Cámara Alta el matrimonio entre personas del mismo sexo no supere el corte, porque allí la mayoría es popular y los senadores de Uniò ya han dicho que dicen que no.

Pero, modificado en parte o negado del todo, el proyecto de ley volverá al Hemiciclo el martes 21 de junio. La Mesa del Congreso -que los lunes fija el calendario de toda la semana- se habrá reunido el 20 de junio, por lo que la ley regresada del Senado el 21 ya no podrá ser sometida a votación esa semana en la Cámara Baja.

Y, entonces, la vida parlamentaria le hará un sitio al matrimonio homosexual en la última semana de junio. «Nuestra idea era votar la ley el martes 28 de junio, el mismísimo Día del Orgullo Gay.Pero las enmiendas que vienen del Senado y las leyes se votan los jueves. Así que el día D será el 30 de junio», cuenta Carmen Montón.

España se unirá en ese preciso momento a Holanda, Bélgica, cinco provincias canadienses y el estado norteamericano de Massachusetts en el único grupo de territorios del planeta en el que se respeta el derecho que tienen los entre iguales a ser igual que los demás.

Y dos días más tarde, la marcha masiva por las entrañas de Madrid.El año pasado fueron más de un millón. ¿Y éste, Boti? «Este saldremos a la calle pudiéndonos casar».