Fuente:http://www.elmundo-eldia.com/2005/08...125439200.html

Un homosexual muere tras ser apaleado y apuñalado junto al cementerio de Artà


La Guardia Civil tiene un sospechoso: el magrebí que fue visto por última vez con él - Se trata del tercer crimen cometido en 12 días en Mallorca


LORENZO MARINA

ARTÀ.- La violencia que no cesa. Los crímenes se suceden en uno de los meses de agosto más negros de los últimos años en Baleares. Pedro Bonnín Fuster, de 54 años, fue ayer la ¿última? víctima de un asesinato. Su cadáver fue hallado en su casa, junto al cementerio de Artà, con el cráneo destrozado a golpes y con dos cuchilladas en el tórax.

Sobre las 13.15 horas, un amigo se topó con el cadáver de Pedro Bonnín, más conocido en Artà por Pedro guixó. El cuerpo de la víctima presentaba unas señales inequívocas de violencia. Antes de haber sido asesinado, luchó contra su asesino por su vida.

Tras el macabro hallazgo, el testigo avisó a la Guardia Civil. Los agentes de la Unidad de Policía Judicial se personaron en el domicilio de Bonnín. Nada más examinar el cuerpo, los investigadores concluyeron que se encontraban ante un crimen con connotaciones pasionales.

El paraje donde se ubicaba la destartalada caseta de campo, a unos dos kilómetros de Artà, garantizaba la total ausencia de intrusos. El crimen, por tanto, se cometió sin que nadie interfiriera en la labor.

Comisión judicial

Tras los investigadores del Instituto Armado, se personó en el lugar del crimen la comisión judicial. La titular del Juzgado de Primera Instancia e Instrucción número 1 de Manacor ordenó, sobre las 4.00 horas, el levantamiento del cadáver.

La noticia del asesinato de Pedro guixó no tardó en propagarse por todos los rincones de Artà. Tanto él como su familia eran sobradamente conocidos en todos los lugares del municipio. Por este motivo, nadie era ajeno en Artà al crimen de Bonnín. «Era muy buena persona», resaltaron.

Pedro Bonnín estaba separado de su mujer. Fruto de esa relación habían nacido sus tres hijos y una hija, con edades comprendidas entre los 18 y los 30 años. Pese a ser padre de familia, la víctima era homosexual.

Los investigadores manejan como hipótesis del crimen a un supuesto amante de Bonnín. Un individuo, de rasgos magrebíes, fue la última persona que fue vista con la víctima.

Las pesquisas también se centraron en averiguar el paradero del coche de Pedro Bonnín. No aparecía por ningún lado. No obstante, Bonnín tenía por costumbre prestar el automóvil. La inspección ocular y la recopilación de pruebas se prolongó durante toda la jornada

Justo a la entrada de su desvencijada vivienda se encontraban varios coches viejos. Todos ellos habían sido utilizados por Bonnín. También se encontraba en las inmediaciones un ciclomotor, aunque se desconocía por completo su propietario.

El alcalde de Artà, Rafel Gili, expresó su consternación por el asesinato de Bonnín. En declaraciones realizadas a la agencia Efe, el primer edil artanenc destacó las condiciones de «insalubridad» en las que vivía la víctima en su caseta de campo