El obispado de Alcalá defiende que es posible dejar de ser homosexual y promociona las peligrosas “terapias reparadoras”

T
errible noticia la que ha divulgado Diario de Alcalá. El obispado de Alcalá de Henares publica en su web una página llamada “Homosexualidad y Esperanza” en la que defiende que los homosexuales pueden dejar de serlo. Entre otros diversos materiales, la página proporciona enlaces a una serie de “recursos”, algunos de ellos en la línea de las peligrosas “terapias reparadoras” para la supuesta curación de la homosexualidad. Lo más escalofriante es que también se dirige a padres de menores de edad que manifiesten “dicha tendencia” o “tales comportamientos”.

Uno de los recursos enlazados, al referirse a las supuestas referencias bíblicas a la homosexualidad, es el repugnante fragmento del Génesis en el que se relata como varios hombres acuden a la casa de Lot, sobrino de Abraham, con el supuesto objetivo de tener relaciones con dos ángeles que Lot ha acogido en su casa. El anfitrión les contesta: “Amigos, les suplico que no cometan esa ruindad” y les ofrece a cambio sus dos hijas vírgenes para que hagan con ellas “lo que mejor les parezca”. “Pero no hagan nada a esos hombres, ya que se han hospedado bajo mi techo”, añade…
Otro de los recursos citados, por poner solo un ejemplo especialmente perverso, es el libro Cómo prevenir la homosexualidad, escrito por Joseph Nicolosi, y que en su momento promocionó la cadena COPE. Un texto especialmente peligroso, ya que pretendería influir no en personas adultas, sino en niños y adolescentes LGTB a través de sus padres, con el consecuente potencial de daño y secuelas psicológicas.
Según Diario de Alcalá, el delegado de Familia y Vida del Obispado de Alcalá, César Alzola, no ha querido entrar a valorar ayer este tipo de teorías. En cuanto a los textos bíblicos antiguos, argumentó que algunos de ellos “se escribieron hacen 3.000 años, si bien, la Iglesia no puede cerrar los ojos a la verdad”. Alzola también ha contado que el Obispado de Alcalá cuenta con un grupo de orientación con psicólogos que atienden de manera personalizada a gays, lesbianas o padres con hijos menores. “Tras pasar por este servicio, varias de estas personas han optado por el camino de la castidad. Y la castidad no es una castración, sino un camino más para acercarse a Dios, también en el caso de los heterosexuales”, ha manifestado.

Todo un peligro
Como ya hemos hecho en ocasiones anteriores, desde dosmanzanas nos preguntamos cómo es posible que materiales de este tipo puedan ser publicados o promocionados sin ser considerado un delito contra la salud pública. Baste recordar que la Asociación Americana de Psicología ya determinó, tras una profunda revisión de la literatura científica, que ya no resulta posible sostener que una persona puede cambiar su orientación sexual a través de terapia, mientras que los daños potenciales de tales intervenciones pueden llegar ser muy graves. También la Asociación Médica Británica ha alertado de su peligro.