Un maremágnum administrativo ha provocado que a un enfermo de sida le hayan embargado la devolución de la declaración de la renta de un año, su casa y una plaza de garaje. El SAS reclama 5.000 euros en medicamentos, que debería de haber pagado la compañía privada Asisa.

José Díaz es funcionario, guardia civil, y está afiliado a la compañía médica privada Asisa. En 2007 le diagnosticaron que era seropositivo. Y tras nueve meses tomando la medicación, la Seguridad Social le reclamó los 5.000 euros que había costado el tratamiento. Esa cantidad, según el régimen específico que tienen los funcionarios, la tiene que sufragar Asisa

Pero la compañía se negó a abonar argumentando que, ni el paciente, ni el SAS, le habían comunicado el inicio del proceso. Ante la deuda pendiente con la Seguridad Social, a José le embargaron la devolución de la renta de un año, su casa y una plaza de garaje

José ha denunciado al SAS. Ayer estaba previsto que se celebrara el juicio, pero el abogado del SAS pidió la suspensión, ya que no estaba citado ningún representante de Asisa, que es quien considera que debe de pagar la factura.

Cuando los funcionarios escogen la compañía privada, ésta funciona, a todos los efectos como la Seguridad Social: debe de sufragar todas las necesidades médicas del paciente. Asisa ha insistido a Canal Sur en que no ha incumplido en ningún momento el convenio.

Fuente: José Díaz es funcionario, guardia civil, y está afiliado a la compañía médica privada Asisa. En 2007 le diagnosticaron que era seropositivo. Y tras nueve meses tomando la medicación, la Seguridad Social le reclamó los 5.000 euros que había costado el tratamiento. Esa cantidad, según el régimen específico que tienen los funcionarios, la tiene que sufragar Asisa

Pero la compañía se negó a abonar argumentando que, ni el paciente, ni el SAS, le habían comunicado el inicio del proceso. Ante la deuda pendiente con la Seguridad Social, a José le embargaron la devolución de la renta de un año, su casa y una plaza de garaje

José ha denunciado al SAS. Ayer estaba previsto que se celebrara el juicio, pero el abogado del SAS pidió la suspensión, ya que no estaba citado ningún representante de Asisa, que es quien considera que debe de pagar la factura.

Cuando los funcionarios escogen la compañía privada, ésta funciona, a todos los efectos como la Seguridad Social: debe de sufragar todas las necesidades médicas del paciente. Asisa ha insistido a Canal Sur en que no ha incumplido en ningún momento el convenio.

Fuente: Embargan a un enfermo de sida porque adeuda 5.000 euros del tratamiento recibido