El “grupo de expertos” elegido por el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad para revisar la cartera de prestaciones del Sistema Nacional de Salud en materia de tratamientos de reproducción asistida propone la exclusión de las mujeres lesbianas, argumentando que pueden quedarse embarazadas sin necesidad de recurrir a este tipo de tratamientos. El Ministerio de Sanidad afirma que todavía no hay tomada una decisión firme.

La Ley 14/2006 sobre Técnicas de Reproducción Humana Asistida permite el acceso a estas técnicas de todas las mujeres con independencia de su estado civil y orientación sexual. Sin embargo, si de financiación hablamos, la cartera de servicios comunes del Sistema Nacional de Salud (es decir, la lista de procedimientos que en todas las comunidades deben ser cubiertos por la sanidad pública) es ambigua, y establece que se cubrirá la reproducción humana asistida “cuando haya un diagnóstico de esterilidad o una indicación clínica establecida, de acuerdo con los programas de cada servicio de salud”. En la práctica, ello deja en manos de cada comunidad autónoma la decisión de asumir o no este tipo de tratamientos en el caso de parejas de lesbianas o de mujeres solteras, lesbianas o heterosexuales. De hecho, en el pasado ya ha habido comunidades que les han negado este tipo de tratamientos. Recordamos, por ejemplo, la polémica que rodeó en 2011 la exclusión de al menos dos mujeres lesbianas en Asturias. A raíz de aquella polémica se supo que eran diversas las comunidades en las que se producía esta situación, de diferente color político.

Lo que ahora propone el grupo de expertos seleccionado por Sanidad es acabar con esta indefinición y generalizar la exclusión de las mujeres lesbianas por parte de la sanidad pública, que obviamente no pueden quedarse embarazadas sin recurrir a este tipo de tratamientos. Decisión que supone una discriminación evidente, en tanto que sí se mantendría la cobertura por parte de la sanidad pública del tratamiento de mujeres que no tienen problemas de infertilidad pero cuya pareja no puede dejarla embarazada… siempre y cuando se trate de un varón.

Además de las lesbianas también serían excluidas mujeres solteras, mujeres y hombres que se hubieran realizado con anterioridad ligadura de trompas y vasectomía, respectivamente, y parejas que presenten trastornos mentales o problemas con las drogas. Los tratamientos de reproducción asistida no serían los únicos en los que el Ministerio de Sanidad quiere recortar prestaciones. También en pruebas de cribado, selección genética, rehabilitación e implantes oftalmológicos hay ya trabajando “grupos de expertos” para proponer recortes. A finales de año o principios de 2013 se convocara un Consejo Interterritorial del Sistema Nacional de Salud para analizar las propuestas y actuar en consecuencia.

La FELGTB denuncia la discriminación

Ante las informaciones difundidas en este sentido, la FELGTB ha emitido un comunicado en el que critica la exclusión de mujeres lesbianas y solteras por el mero hecho de no responder “a los criterios de familia tradicional que al parecer son los únicos que merecen protección”. “Está claro que a esos expertos no les gustamos”, ha declarado su presidenta, Boti García Rodrigo. “Esperemos que el Ministerio de Sanidad observe con mirada crítica y objetiva el informe y concluya que es discriminatorio”, ha añadido.

El mismo impedimento para procrear tiene una pareja heterosexual en la que el varón es estéril que una pareja formada por dos mujeres. Si nadie propone a la mujer en el primer caso que ella no tiene problemas y que busque otro hombre, por ejemplo, tampoco se le puede proponer a una mujer sola o a una pareja de mujeres”, ha destacado Cristina P. Álvarez, coordinadora del Área de Políticas Lésbicas de la FELGTB.

Fuente: Un “grupo de expertos” elegido por Sanidad propone excluir a las mujeres lesbianas de la reproducción asistida en la sanidad pública