Parece que en Disney han reconsiderado su posición, aunque sea tan sólo echando cuentas del público que perdían, y a pesar de que en ocasiones se pueda identificar la factoría Disney como el reservorio de los valores sacrosantos de la américa más wasp. En mayo de 2013 un miembro del Tokyo Disney Resort les respondió que sólo Disney puede permitir una ceremonia de boda de dos mujeres, si una de las mujeres llevaba un esmoquin porque 'otros visitantes estarán observando'.

Tiene tela la respuesta.

De todos modos parece que al fin se ha hecho realidad el sueño de Koyuki Higashi, que el viernes pasado pudo casarse de blanco en Disneyland, como quería.

La noticia completa con la foto casi surrealista del evento puede verse aquí:
http://www.inoutpost.com/noticias-LGBT/disneyland-tokyo-acoge-una-boda-lesbiana-20130305160004.html