Fuente: http://www.gaybarcelona.net/opinion/120.htm




Pluma invitada: Rubén Tosoni

15 años de solidaridad con "Gais Positius"


Rubén Tosoni nació en Rosario (Argentina) se educó en Uruguay y tras residir en Paris y Venecia, decidió hace más de treinta años establecerse en Barcelona. A principios de la década de los noventa y por causa de otra enfermedad, se enteró de que era seropositivo al Virus de Inmunodeficiencia Humana (VIH). Su primer contacto en el mundo asociativo fue en Gais Positius asociación en la que colaboró como voluntario y en la que, con el transcurso de los años, asumió algunos cargos en su junta directiva hasta llegar a ser presidente durante dos mandatos. Actualmente ostenta el cargo de Presidente de Honor de gais Positius.

Lo que siempre ha caracterizado a gais positius es la diversidad. Sobretodo si observamos los modos que tenemos de ver y entender el mundo e incluso la vida. Quizás fue esa diversidad la que nos permitió contar con la confianza de las restantes asociaciones gays de Barcelona. Ahora bien, sin duda nuestra fuerza es producto de la necesidad. Dos son los elementos que nos mantienen unidos, todos somos gays y seropositivos al VIH. En nuestros inicios, hace ya de esto 15 años, nos acercamos a quien quiso cobijarnos, la Coordinadora Gay Lesbiana. Es cierto que les pusimos muchas exigencias: que no hubiese nadie en el local, que ni empleados ni voluntarios permaneciesen en las cercanías del local y que nos reuniríamos a partir de las 10 de la noche. La desinformación y el miedo, entonces, eran muy importantes. En 1991 nos constituimos como asociación, para poder tomar nuestras propias decisiones y consolidarnos como el primer grupo de ayuda mutua y de información para homosexuales seropositivos. Los objetivos claros hicieron que cada vez más homosexuales confiasen en gais positus. Nos fundamentamos en el respeto a la confidencialidad, el intercambio de información y actuamos como facilitadores para aquellos que se acercan desolados a aclarar y conocer nociones esenciales sobre el virus y sobre el Síndrome de Inmunodeficiencia Adquirida (SIDA). Disponemos de personal técnico para hablar de las formas de soportar la enfermedad, como sobrellevarla, métodos de prevención, de cómo enfrentarnos a la muerte, etc. Quizás algunos no sepan y otros olviden que en aquella época, no se


disponía de los antirretrovirales por lo que recuerdo especialmente a un compañero que nos decía “medicación no tenemos, pero reírse aumenta las defensas”. Hemos asumido grandes esfuerzos para mejorar la visibilidad de los seropositivos. Lo conseguimos a través del Gran Baile de Solidaridad y los carteles en los que algunos de nuestro grupo –los que podían- mostraban su circunstancia de gays seropositivos de forma pública y notoria, La solidaridad demostrada, hizo que entre todos modificásemos el rechazo social que era mayoritario.

La epidemia no ha sido vencida por lo que no hemos cambiado de prioridades, asesorar, informar, ofrecer servicios para mejorar la calidad de vida de los afectados por el virus (o de los que ya han derivado en la enfermedad), y conseguir el pleno, y tan deseado, respeto, no sólo del colectivo homosexual sino desde la sociedad en general. Y dado que aún no existe una vacuna o un tratamiento especifico capaz de erradicar la enfermedad, insistimos por encima de todo, en que la prevención es el arma principal para frenar la transmisión del VIH. En el capítulo de agradecimientos siempre estarán los amigos y compañeros que nos arrebató la enfermedad. Sin duda tenemos también que agradecer, el apoyo técnico y económico que nos han brindado el Departament de Salut de la Generalitat de Catalunya, diversas regidurías del Ajuntament de Barcelona, y el Plan Nacional del Sida. ¿Que puedes hacer tú por nosotros? usar siempre condón y lubricante en las relaciones sexuales que implican penetración y traer a tus amigos a bailar en La Paloma.
Te esperamos.