El escritor homosexual keniata Binyavanga Wainaina reflexiona sobre la situación de los LGTB

“El Gobierno lo está utilizando como una vara política. Es un tema muy conveniente para las elecciones. Dará una victoria bien sólida para ganarse al electorado. Sin embargo, la policía no lo va a aplicar, ya tienen suficiente trabajo luchando contra los ladrones. Pero lo que es más peligroso es que habrá más vigilancia social. El Gobierno ha generado leyes permisivas para que la gente gestione las cosas fuera de las manos del Estado”, responde en una entrevista al diario “El País” Binyavanga Wainaina, uno de los más destacados escritores africanos jóvenes, que publicaba en el blog Africa Is A Country el capítulo no publicado (lost chapter) del libro Algún día escribiré sobre África (Sexto Piso, 2013) “Mamá, soy gay” (I am a homosexual, mum).

Vivió en Nueva York con un puesto institucional, pero decidió volver a África y salir del armario: . “Fue una cosa profundamente personal, por supuesto. Hay toda esa mentira mala que no dices. Que todo el mundo de tu alrededor sabe. Hablas de todo tipo de cosas en público sin temer, de alguna forma, las consecuencias que puedan caerte encima… Y decides dar el paso”.

A pesar del cierto optimismo que puede desprenderse de sus palabras sobre que estas normas no serán aplicadas, el intelectual arguye que, en cualquier caso, perjudicarán a los más desfavorecidos: “La gente económicamente vulnerable estará en riesgo; en un riesgo aleatorio. Las consecuencias reales son un creciente sentido del miedo y la amenaza en el dominio público. Incluso otros asuntos aparte de los homosexuales. Esta ley fue validada para reforzar tus miedos y permitir a los Estados mantener el control”, afirma con preocupación mientras enciende un cigarro”.

Fuente: “Decir que vas a castigar a los gays en África da votos”